Cómo enseñar Yoga a los niños y niñas de hoy

Yoga para los niños de hoy
Cómo enseñar Yoga a los niños y niñas de hoy
5 (100%) 1 voto[s]

Aunque ambas puedan clasificarse como “yoga” por las técnicas, herramientas y sentidos que se integran y trabajan, una clase para adultos y para niños son muy diferentes.

Además, los niños de hoy no son iguales a nosotros de chicos e incluso siguen cambiando a medida que su entorno lo hace. Se rigen por nuevos parámetros que van variando junto con ellos.

Por eso, una clase de yoga para niños es, para los profesores, todo un desafío. En esta nota te brindaremos algunos consejos para que tengas en cuenta a la hora de armar una sesión de Yoga para niños y niñas.

Consideraciones para enseñar yoga a niños y niñas

  • El movimiento genera pensamiento. Los niños necesitan moverse para aprender: tocar, probar, oler, sentir. Su anatomía está en permanente crecimiento y desarrollo. Además, nadie aprende a andar en bicicleta de un libro. Con la edad se reduce esta necesidad de movimiento a medida que se complejiza el pensamiento pero aún sigue siendo más rica toda experiencia que pasa por el cuerpo.
  • Desde que nacemos necesitamos de un otro que nos refiera para poder construirnos como personas. La socialización es imprescindible para nuestro desarrollo. Esto mismo continúa en el aula, con los amigos, en la familia. Somos seres sociales y necesitamos aprender de otros y con otros.
  • Los niños aprenden más fácil cuando pueden seguir algo que les interesa, cuando despiertan su curiosidad, cuando exploran y resuelven sus propias dificultades. Es bueno armar clases pensando en qué los motiva.
  • Sentirse protagonistas del aprendizaje fortalece su personalidad, su autoestima. El Yoga puede beneficiar la construcción de su imagen y esquema corporal.
  • Todos los niños aprenden de forma diferente. Podemos considerar el concepto de Inteligencias Múltiples que es la forma particular de aprender que cada individuo tiene naturalmente. Actualmente se incorporó la noción de Integración Sensorial que explica cómo el cerebro recibe y procesa la información que viene de los sentidos. Esto es diferente para cada individuo y alguna alteración a nivel cerebral puede traer consecuentes problemas de aprendizaje y comportamiento.

Consejos para profesores de yoga para niños y niñas

Yoga para captar la atención, dar comienzo a una actividad

Respiración con mantra (oración) y mudra (posición de manos): Inhalamos, abrimos los brazos hacia los costados con las palmas hacia arriba y vocalizamos “YO”, juntamos inmediatamente las palmas hacia el medio del pecho y decimos “SOY”.

Espacio de publicidad:
Clases en línea de yoga, meditación y más
Formación Anusara Yoga Buenos Aires 2019

YO SOY –YO SOY- YO SOY, lo hago mientras se van contagiando todos en seguirnos y podemos terminar con las palmas juntas en silencio, cerrando los ojos unos segundos.

Yoga para los niños de hoy
El Yoga puede ayudar a los niños y niñas a manejar sus emociones, calmar la ansiedad, concentrarse, y mucho más | Yoga para los niños de hoy

Yoga para calmar la ansiedad, descargar tensiones

Respiración del león: puede ser en cuatro patas en el suelo o desde una postura sentada. Inhalamos retrayéndonos hacia atrás y exhalamos estirándonos hacia delante abriendo los ojos alocadamente y sacando la lengua con un sonido fuerte desde la garganta “HHHAAAAAA!”. Igual que un león, sacamos la furia por los ojos y la voz, hasta calmarnos. Luego de un par de repeticiones volvemos a nuestra respiración normal.

Yoga para la concentración (Mindfulness)

Hay una actividad muy interesante y simple para trabajar la conciencia en el presente, el momento a momento y resignificarlo en una breve meditación. Se llama el frasquito de pensamientos.

Cada niño debe tener su propio frasquito de plástico transparente. Les pedimos que lo llenen de agua y luego que le coloquen brillantina. Le cierran la tapa y lo baten agitadamente. Luego paran y observan en silencio como todas las brillantinas formaron un remolino imparable.

La metáfora es que esas brillantinas son como sus pensamientos dentro de la cabeza: si estamos agitados, las ideas pueden mezclarse y hasta crear un caos. En cuanto detenemos el movimiento y nos quedamos quietos, poco a poco los pensamientos van cayendo uno a uno al fondo, calmándose y permitiéndonos ver el agua clara. Así es nuestra mente en quietud y silencio. Así podemos enseñarles cuando están distraídos, agitados o aburridos a volver a la calma de una forma divertida.

También te puede interesar:
Guía de espacios de yoga, meditación y bienestar
Guía de Asanas de Yoga

[También te puede interesar: Mindfulness para niños y su importancia en el aula]

Yoga para el manejo de las emociones

Los niños tienen dificultades para lidiar con sus emociones, controlar sus impulsos y comprender lo que les está pasando, e incluso ponerlo en palabras. Las posturas de equilibrio sitúan al cuerpo en el espacio de manera natural y armónica, esto se llama propioceptividad.

Las emociones se reflejan en el tono muscular, en la postura, en la actitud. Podemos ayudarlos a equilibrar sus emociones con el desafío de una postura de equilibrio como la Postura del Árbol.

De pie, llevamos el peso sobre uno de ellos y despegamos el otro del suelo cruzando esa pierna por encima de la otra como un “4” o con el pie sobre el costado del muslo de la otra pierna. Juntamos las palmas de las manos cerca del pecho y las elevamos por encima de la cabeza estirando los brazos.

Podemos quedarnos en la postura el tiempo que queramos, incluso a veces con ojos cerrados. Luego intentaremos con la otra pierna.

TIPS a tener en cuenta a la hora de guiar un grupo de niños

No pierdan de lado la empatía, el juego, la receptividad, la sorpresa, la espontaneidad.

De corazón, esperamos que este artículo te sea de ayuda. Después de terminar la lectura, podrás dejar un comentario con tu propia experiencia sobre este tema. ¡Sortearemos un yoga mat entre todos los lectores que compartan sus experiencias!

Asegúrense de conocer a los niños antes de aventurarse a enseñarles Yoga y manejar bien algunas de las técnicas. Ellos serán excelentes maestros si estamos dispuestos también a aprender.

Conclusión

El Yoga para niños es una herramienta filosófica, lúdica, terapéutica, educativa, no invasiva que puede ayudar al niño a fortalecer su ser y su estar en el mundo. A los profesores puede sernos útil en la escuela para prevenir el bullying y generar integración en el grupo, además de proponer una jornada escolar más distendida. Un niño que aprende a autoregularse sin perder el juego y la alegría, se adaptará más fácil a los cambios que la vida le presenta cada día.

Eugenia Maria Dillon de Yogar

Próxima formación en Yoga para niños

En Yogar: Villa Crespo. Inicia en abril.
Programa del curso dividido en 4 módulos (podes tomarlos por separado).

Más info aquí.

¡Te esperamos!

Imágenes por senivpetro y yanalya para Freepik

Yogar

Nuestro manifiesto es que somos dadores de bienestar, seguimos una línea de enseñanza basada en nuestra experiencia en India y en veinte años de práctica y enseñanza de esta disciplina.

5 comentarios

    • Hola Dawn! Te invitamos a visitar yogar.com.ar/formacion-en-yoga-para-ninos/ para más información 🙂 Namaste

    • Hola Gimena! Te invitamos a visitar yogar.com.ar/formacion-en-yoga-para-ninos/ para más información 🙂 Namaste

  • soy profesor de adolescentes en un colegio en Montevideo, la dirección ha incorporado yoga hace un año desde los más pequeños hasta los más grandes, los beneficios son notables, aunque es cierto que el proceso como se incorpora la actividad es muy importante que sea controlado y a cargo de gente capacitada. practico yoga también y por experiencia puedo decir que no es lo mismo enseñar yoga a una persona adulta que a un niño o adolescente, aun así hay gente muy idónea en la formación de yoga para niños y niñas que vale la pena conocer!

Aprovecha el 50% de Descuento en todas nuestras Clases en Línea

Recibe nuestros mejores contenidos en tu e-mail!