Estrés laboral: qué es y cómo prevenirlo

Estrés laboral: qué es y cómo prevenirlo
¿Qué te ha parecido este artículo?

El estrés relacionado con el trabajo es el conjunto de reacciones que los empleados pueden tener cuando se enfrentan a demandas y presiones profesionales que no coinciden con sus conocimientos y habilidades y que comprometen su capacidad de hacer frente a esas situaciones de forma reiterada. En tal sentido la persona bajo estrés laboral, experimenta un desequilibrio físico y mental durante su desempeño en el trabajo.

¿Qué es el estrés laboral?

Se trata de un estado acompañado de quejas o disfunciones físicas y psicológicas que afecta a las personas en el desenvolvimiento natural de sus actividades diarias y en el entorno social. El estrés no se considera una enfermedad en el ámbito clínico, sin embargo, una exposición prolongada puede reducir la eficacia en el trabajo y causar problemas de salud, por lo que se debe tratar a tiempo para evitar complicaciones.

Qué es y cómo prevenir el estrés laboral

El estrés laboral no siempre es malo

En una empresa muy dinámica, los empleados suelen sentir momentos de estrés y en la mayoría de los casos, cuando pueden ser controlados por la persona y se dan de forma puntual, resultan positivos, porque lo anima a superar las barreras para lograr cumplir con el objetivo propuesto. Esto sin lugar a dudas, contribuye a la superación profesional y al aumento de la autoestima. Pero cuando el estrés es mal gestionado, o se vive en este estado permanentemente, es cuando eventualmente puede tener repercusiones negativas en el funcionamiento del individuo y del negocio.

De corazón, esperamos que este artículo te sea de ayuda. Si crees que puede ser de utilidad a otras personas, no dudes en compartirlo. Después de terminar la lectura, te invitamos a dejar un comentario con tu propia experiencia. ¡Sortearemos un yoga mat entre todos los lectores que comenten!

¿Cuáles son las causas?

Ante las protestas o quejas de estrés de los trabajadores durante las horas laborales, los directivos a veces se niegan a atribuirse las causas, sin embargo, es importante investigar los posibles vínculos con el contexto profesional. En la mayoría de los casos, éstas suelen ser las causas.

  • El exceso de trabajo
  • Desequilibrio entre el trabajo y la vida personal
  • Desorganización del tiempo
  • El grado de autonomía
  • Cargo jerárquico
  • Cargas laborales de acuerdo a las capacidades de los trabajadores
  • Falta de programación o coordinación laboral por parte de los superiores
  • Relación con los jefes o compañeros de trabajo
  • Condiciones físicas del lugar de trabajo
  • Mal trato
  • El medio ambiente
  • Exposición a acciones abusivas como: ruido, calor, sustancias peligrosas, etc.

Otras causas que también desencadenan situaciones de estrés, es la falta de comunicación o la incertidumbre acerca de lo que se espera de una situación específica, las perspectivas, cambio de áreas de trabajo. Las reacciones de estrés agudo también pueden atacar a una persona cuando ésta se enfrenta a una amenaza o a una situación específica, como hablar en público, un cambio de jefe déspota o alguna otra situación inesperada. Cuando el evento finaliza, los síntomas de estrés tienden a desaparecer poco después.

Frente a todas estas situaciones, los factores subjetivos, como las presiones emocionales y sociales, son incapaces de hacer frente a la situación, lo que conlleva a una situación de estrés laboral.

¿Cuáles son los síntomas?

Los casos de estrés a veces son difíciles de identificar, en primer lugar, porque el afectado niega su existencia o porque no lo manifiesta de inmediato. Sin embargo, cuando se sospecha de que un individuo está presentando estrés laboral, se puede evidenciar distintos comportamientos, tales como:

  • Actuar fuera de cordura
  • La persona se puede dispersar o alejar
  • Presenta niveles de agresividad
  • Puede manifestar momentos depresivos
  • Se siente agotado o fatigado
  • Le resulta difícil concentrarse en las actividades normales
  • Puede cambiar su estado de ánimo
  • Generar conflictos personales con regularidad en el entorno de trabajo
  • Puede presentar reiteradas quejas o manifestar que no puede cumplir sus labores diarias
  • Adoptar nuevos hábitos como fumar, beber alcohol, etc.
  • En casa puede presentar problemas para conciliar el sueño

Estrés laboral crónico

Cuando los comportamientos de estrés son reiterativos dentro de una empresa y el individuo no puede hacer frente, resistir o escapar de la situación, puede pasar a un estado de estrés laboral crónico, una respuesta del cuerpo al estrés que se acumula con el tiempo.

Durante un estado de estrés crónico, la respuesta de ansiedad es constante y muy tóxica, lo que da lugar a numerosos problemas de salud y la notoria pérdida de capacidad para concentrarse sin lograr ejecutar las labores asignadas. Problemas digestivos, pérdida del sueño, tensión muscular, ansiedad, irritación, falta de aliento, fatiga crónica y la baja autoestima, pueden afectar significativamente el estado de la persona y su capacidad para relacionarse socialmente, favoreciendo el aislamiento. Para disminuir los síntomas, es recomendable que la persona evite el consumo de chocolate, tabaco, cafeína, alcohol o drogas.

Es muy importante reconocer que el estrés crónico siempre tiene efectos adversos para la salud, por lo que tanto la empresa como los trabajadores deben ser conscientes de ello y actuar en sinergia para detenerlo a tiempo.

Consecuencias del estrés laboral

La exposición al estrés laboral intenso y constante que se acumula con el tiempo, además de representar un costo para la salud física y mental de los trabajadores, también conlleva al desgaste, un agotamiento progresivo, lo que genera un impacto negativo en el funcionamiento de las empresas, en su facturación, en los costos por ausentismo laboral, en la pérdida de calidad de producción y en la falta de motivación y liderazgo.

Riesgo psicológico

Un empleado envuelto reiteradamente en situaciones de estrés laboral, puede sentirse impotente frente a los riesgos psicosociales. Por lo tanto, si una persona es víctima del estrés, de la agresividad, del agotamiento o del acoso en el trabajo, debe ser abordado psicológicamente a tiempo, para ayudarlo a exteriorizar los temores, aliviar las cargas de estrés y evitar que se desencadenen otros problemas de salud psicológicos.

¿Cómo combatir o prevenir el estrés?

Una vez que se identifican los factores de estrés relacionados con el trabajo, el empleador debe garantizar la seguridad y proteger la salud física y mental de sus empleados durante la jornada laboral. Para cumplir con esta obligación, se deben llevar a cabo acciones de prevención individuales, colectivas o ambos. Esto hace que sea posible actuar sobre las causas de estrés, en lugar de atacar los síntomas.

Medidas preventivas

Las medidas preventivas adecuadas eliminarán las causas principales del estrés laboral o al menos, ayudarán a reducir los riesgos.

  • Aclarar los objetivos de la empresa y la responsabilidad de cada trabajador, garantizando apoyo en la gestión adecuada de las personas y de los equipos de trabajo.
  • Establecer un balance entre la responsabilidad y el control sobre el trabajo.
  • Velar porque los empleados tengan un equilibrio entre el trabajo y su vida personal.
  • Mejorar los procesos dentro de la organización.
  • Mejoras de las condiciones de los espacios físicos y el entorno de trabajo.
  • Impartir con regularidad una formación apropiada en escalada desde los directivos hasta los colaboradores, para aumentar la conciencia y la comprensión del estrés, sus posibles causas, la forma de controlarlo y cómo adaptarse a los cambios.

Los especialistas de salud psicológica en las empresas, son los responsables de que los empleados aprendan a canalizar las causas que generan estrés y a proporcionarles las herramientas necesarias para solventar la situación, en muchos casos, se solicita la intervención de profesionales que imparten terapias de manera regular con equipos de trabajos, donde se pone en práctica ejercicios de relajación, meditación empresarial y respiración, lo cual favorece positivamente los resultados.

Una vez que la empresa logre crear una sinergia con la participación de los trabajadores y directivos, las medidas anti estrés deben revisarse periódicamente, con el fin de evaluar su eficacia y determinar mejoras, para garantizar un ambiente libre de estrés laboral y un entorno óptimo para el trabajo.

Nos llena de satisfacción que hayas llegado hasta aquí. Si el artículo te fue de utilidad y crees que puede ayudar a otras personas, no dudes en compartirlo. También, te invitamos a dejar un comentario y así enriquecer nuestra experiencia y la de todos los lectores de Relajemos.com. ¡Namaste!

2 comentarios

  • Es difícil dejar el estrés laboral cuando t has acostumbrado a él. Estoy tan embotada que ya nada quiero hacer, nada me acompleta, pasar haciendo algo más del tiempo estimado genera ansiedad. El trabajo se necesita, ni como cambiar el factor estresante. Y ellos sólo quieren resultados y ni siquiera analizan los costos… Ni la remuneración… Ni el desgaste personal, mental y familiar….

    • Hola Nancy. Nos apena que estés pasando por este mal momento por culpa de tu trabajo. Esperamos que puedas cambiar tu situación o que, al menos, puedas encontrar la forma de lidiar con el estrés para que no te consuma. Las cosas más pequeñas pueden hacer la diferencia.

Recibe lo mejor de Relajemos.com en tu e-mail!