Garudasana, la pose del águila

Garudasana o Postura del Aguila

Hoy les traemos en detalle la asana Garudasana, que suele ser realizada al final de una serie de equilibrio o al final de una secuencia de pie. Es una posición de requiere una combinación de equilibrio y flexibilidad, por lo que los beneficios de la postura del águila son muchos y abajo los detallaremos.

El nombre en sánscrito viene de Garuda, mítico rey de las aves, que muchas veces se traduce como águila. Aunque, para muchos, la traducción correcta sería cercana a “consumir la energia de los rayos solares“. Es que muchos maestros antiguos de yoga están de acuerdo con que garudasana ayuda a llevar energía al cuerpo, mediante una expansión hacia arriba.

Se la considera parte de las posturas de equilibrio y así mismo de las series de pie que pueden encontrarse en clases de hatha y otros caminos de yoga. Tiene muchos adeptos debido al enorme placer que se siente al poder realizar y sostener esta asana.

Preparación de Garudasana
Preparación de Garudasana

Ficha técnica

Garudasana Paso a Paso

  1. Comienza esta asana parado en tadasana, para luego doblar ligeramente las rodillas
  2. Levanta suavemente el pie izquierdo, balanceando tu cuerpo sobre el pie derecho. Lleva el peso al tobillo derecho
  3. Cruza el muslo izquierdo por sobre el derecho
  4. Apunta los dedos del pie izquierdo hacia el piso y lleva la parte superior del pie detrás de la pantorrilla derecha
  5. Manten el equilibrio sobre tu pie derecho
  6. Extiende tus brazos hacia adelante, siempre paralelos al suelo, para luego abrir tus escápulas a partir de la parte posterior del torso
  7. Cruza tus brazos por delante para que el derecho quede encima del izquierdo, y luego dobla los codos
  8. Haz presión con el codo derecho en el hueco del brazo izquierdo y levanta los antebrazos, manteniéndolos perpendiculares al piso
  9. El dorso de las manos debe estar siempre uno frente a otro
  10. Haga fuerza con la mano derecha hacia la derecha y con la izquierda hacia la izquierda. El objetivo es que las manos se enfrenten. El pulgar de la mano derecha debe pasar por delante del meñique izquierdo.
  11. Presiona tus palmas, tanto como sea posible, levanta tus codos y estira los dedos hacia el techo

Deberías poder mantener esta posición entre 5 y 10 respiraciones lentas y profundas. Si eres principiante, puedes arrancar con un poco menos. Luego, descansa piernas y brazos volviendo a pararte en tadasana.

De corazón, esperamos que este artículo te sea de ayuda. Si crees que puede ser de utilidad a otras personas, no dudes en compartirlo. Después de terminar la lectura, te invitamos a dejar un comentario con tu propia experiencia. ¡Sortearemos un yoga mat entre todos los lectores que comenten!

Luego, repetir el mismo proceso con piernas y brazos invertidos.

Beneficios de la Postura del Aguila

  • Ayuda contra dolores de ciática y espalda baja
  • Bueno para controlar la respiración; útil en casos de asma
  • Ayuda a lograr mayores niveles de equilibrio y estabilidad (física y mental)
  • Logra fortalecer tobillos y pantorillas
  • Estira caderas y espalda
  • Mejora la concentración a través de la paz mental

Consejos para principiantes

Clases en línea de yoga, meditación y más
  • Inicialmente, te costará mucho lograr el equilibrio necesario para realizar la posición del águila. Puedes utilizar una pared o algún otro elemento inmovil para ayudarte.
  • También puedes utilizar una soga para mayor equilibrio
  • Haz la posición con mucha lentitud, sobre todo en los movimientos de rodillas, pues es una parte del cuerpo muy expuesta en esta asana
  • Puedes tener dificultades para “enganchar” un pie detrás del otro, manteniendo el equilibrio al mismo tiempo. Hasta lograrlo, puedes apoyar en el suelo el dedo gordo de la pierna levantada.

Precauciones

  • Si tienes lesiones o dolores en rodillas, debes evitar realizar Garudasana

Variaciones de Garudasana

  • Una vez que hayas llegado al final de la postura, puedes mirar hacia la punta de tus dedos pulgares para lograr estirar la columna y cuello
  • Puedes apuntar los pulgares hacia tu naríz para una mayor profundidad en el movimiento de manos y brazos

Asanas complementarias

Nos llena de satisfacción que hayas llegado hasta aquí. Si el artículo te fue de utilidad y crees que puede ayudar a otras personas, no dudes en compartirlo. También, te invitamos a dejar un comentario y así enriquecer nuestra experiencia y la de todos los lectores de Relajemos.com. ¡Namaste!

Garudasana, la pose del águila
¿Qué te ha parecido este artículo?

13 comentarios

    • Nosotros también amamos el yoga, María Marcela! Nos alegra mucho que te haya gustado la nota. Gracias por escribirnos.

    • A nosotros también nos encanta la postura del ágila! Es un excelente fortalecedor para las piernas y fantástica práctica de equilibrio (y no solo corporal). Gracias por dejarnos tu comentario!

    • Gracias Celia! Nos alegra que te resulten claros los artículos. Esperamos que sigas comentándonos.

    • Hola Trini! Las cosas que más nos cuestan suelen ser las que más disfrutamos cuando logramos dominarlas 🙂 También nos encanta Garudasana! Gracias por dejarnos tu comentario.

  • Excelente guía para una asana de yoga que me encanta ver, pero que me cuesta mucho realizar.. a practicar se ha dicho!

    • Esa es la actitud, Gracie! Esperamos que alguno de nuestros consejitos te ayude para que te cueste un poco menos realizar Garudasana. Saludos 🙂

    • Claro que sí, Lidia! Aunque tome mucho tiempo de práctica y constancia, el camino hace que valga la pena. Quizás en el futuro Garudasana sea una de tus postutras favoritas 🙂