Cómo el Método Ráshuah te ayuda elegir la técnica de meditación adecuada

Técnicas de Meditación y el Método Ráshuah

La Meditación es un terreno muy vasto que tiene como principio la conexión con el “Yo” más sabio y equilibrado. En un mundo donde estamos todos conectados superficialmente los unos con los otros, a través de la pantalla de nuestros smartphones o de otros dispositivos electrónicos, esa conexión interna es fundamental: escuchar ese “Yo” interno es lo que genera el equilibrio en nuestro cuerpo, en nuestro cerebro y en nuestra salud. Pero la técnica de meditación que se elija va a depender del objetivo que quiera alcanzar cada uno.

Una vez me regalaron un libro donde un maestro enseñaba 180 formas distintas de meditar. Yo creo que hoy en día ese número debe ser mil veces más grande. Todos los días nace una nueva forma, una aplicación o un profesor enseñando una nueva manera de establecer contacto con nuestro interior. Con tantas ofertas, en un menú tan vasto como diverso resulta difícil elegir. Y hasta casi imposible. Las técnicas de meditación pueden seguir aumentando y renovándose, pero saber cómo utilizarlas es la clave fundamental.

[También te puede interesar: Meditación para activar la escucha del corazón y conectar con el amor incondicional]

Meditar, ¿está de moda?

Hoy todo el mundo conoce o utiliza la meditación como herramienta. Está presente en las series de TV, en las películas, documentales, música, workshops y presentaciones de todo el mundo, en los consultorios médicos, en las escuelas, en Facebook, Instagram, y en muchos lugares más. Sí, ¡la meditación está de moda! Y eso es muy bueno y saludable. Debemos, de hecho, considerar esa toma de consciencia.

Como decíamos antes, la meditación permite la conexión con nuestro ¨Yo¨ interno. En la práctica, ese encuentro se da de forma solemne y sagrada. En ese espacio donde los hemisferios cerebrales están conectados e integrados, se establece el equilibrio entre lo que llamamos externo e interno.

Cuando se rompe esa armonía, el cuerpo se desestabiliza y “nos habla”. Pero si persistimos con esa desconexión, ¡él termina por GRITAR! Nos enfermamos, nos sentimos solos, tratados injustamente, en actitud de defensa ante un supuesto ataque. Y esa sensación nos provoca estrés.

También te puede interesar:
Guía de espacios de yoga, meditación y bienestar
Guía de Asanas de Yoga

Todo el mundo sabe que el estrés, más allá de movernos de nuestro punto de equilibrio, es la puerta de entrada de las enfermedades. Por eso, en un mundo lleno de información y desinformación saber elegir qué es lo que se “va a poner dentro” pasa a ser una pieza imprescindible para una vida saludable y productiva.

Una vez sincronizados, un hemisferio puede percibir al otro obteniendo informaciones que están allí acerca de los malestares del cuerpo, de la baja energía física, de la percepción y subsecuente entendimiento de las emociones, pudiendo observar la cualidad de los pensamientos, buscando respuestas para las dudas que nos estén atormentando, etc. Sí, la meditación es capaz de todo eso y mucho más.

Ahora bien, ¿todas las meditaciones promueven eso? No.

Podemos hacer una comparación sencilla con los ejercicios físicos. Todo el mundo sabe lo bueno que es ejercitarse. Pero, ¿las actividades físicas son buenas para todos? Podemos decir que sí, inclusive en el caso de que la persona no pueda hacer la actividad sola y necesite un kinesiólogo para mover determinados músculos, la práctica de la actividad es benéfica para todo el mundo. Aún así, esto no quiere decir que todos deban hacer la misma actividad.

En otras palabras: del objetivo específico que tenga la persona en cuanto a lo que quiera lograr (o alcanzar) dependerá la actividad que la persona tenga que practicar. Hay personas que buscan adelgazar, otras desarrollar los músculos, otras impedir que sus músculos se atrofien, otras quieren obtener mejor predisposición y salud, otras están buscando mejor rendimiento para sus actividades deportivas, etc.

Si hay tantas variables en los objetivos para elegir una actividad física, no puede ser posible que una misma actividad sirva para toda la gente. Si por un lado todas las personas pueden, más o menos, beneficiarse de la misma actividad, la gran mayoría no alcanzará la meta propuesta.

La diferencia, entonces, no está en la actividad en sí misma pero sí en el objetivo que se obtiene de dicha práctica. Y eso, entonces, determina la forma y la técnica. Lo mismo sucede con la meditación. Existen muchas técnicas de meditación y distintos objetivos. Su elección dependerá de lo que cada uno busque con su práctica.

Existen meditaciones para trabajar el foco de atención, para equilibrar los hemisferios cerebrales, para armonizar el cuerpo, para bajar el estrés, para regularizar la respiración, aquietar la mente, aumentar la energía y muchas otras formas.

Hay muchas técnicas de meditación con mantras que resultan útiles para intencionar. Al meditar con el mantra, poniendo en el corazón una intención específica, vibramos en esa frecuencia y podemos tener la oportunidad de abrirnos a perspectivas distintas. Puede fluir la energía donde no estaba fluyendo.

De corazón, esperamos que este artículo te sea de ayuda. Después de terminar la lectura, podrás dejar un comentario con tu propia experiencia sobre este tema. ¡Sortearemos un yoga mat entre todos los lectores que compartan sus experiencias!

Por ejemplo, si uno tiene dificultad en concentrarse o fijarse en un solo foco de atención, las técnicas con un mantra corto suelen ser buenísimas, pues disminuyen las frecuencias cerebrales, calmando la mente. Al final de la meditación se sentirá más claridad, paz y foco.

Por otro lado, si uno está enfermo o con baja energía, las técnicas de meditación utilizadas para alinear los chakras podrán ayudar a aumentar la energía y promover la sanación desde el cuerpo energético hasta el cuerpo físico.

Si uno está cansado y con estrés, las técnicas de meditación y relajación promueven un descanso físico profundo que a la vez bajan también las frecuencias cerebrales permitiendo que mente y cuerpo suelten tensión.

Por último, las técnicas de meditación cuyo enfoque es la respiración trabajan el equilibrio de los hemisferios cerebrales y también el foco de atención y la conexión con uno mismo.

Técnicas de meditación y Método Ráshuah
La técnica de meditación a elegir depende del objetivo que se quiera alcanzar | Fuente: Freepik

Método Ráshuah

Con más de veinte años de práctica en la enseñanza de técnicas de Meditación, el diferencial del método Ráshuah, desarrollado por Vera Calvet, es enseñar las distintas prácticas de meditación para direccionar al meditador con el objetivo de que él logre la conexión con todos sus “yos”, que existen dentro de él: el físico, el energético, el emocional, el mental y el intuitivo.

Nuestra mente sólo puede poner el foco de atención en una cosa a la vez. La propuesta de la Meditación es llevar el foco externo hacia el interno permitiendo el encuentro de los “yos”. Y nuestra tarea, como Instituto de Meditación, es direccionar y aunar esos “yos” de una forma que puedan comunicarse entre ellos, que puedan integrarse y que puedan complementarse con el objetivo de permitir al yo externo (al ser que actúa y promueve los cambios) un mayor bienestar, una mejor capacidad de toma de decisiones, más asertivas y productivas, una comunicación más efectiva, no sólo con uno mismo, sino también con el universo que lo rodea.

Entender las diversas técnicas, explicar el objetivo de cada una y enseñar a las personas a tener autonomía de elegir cuándo y cuáles técnicas quieren utilizar dependiendo de su momento y objetivo, es nuestro trabajo diario, sea en cursos, talleres, masajes y otros servicios ofrecidos por el Instituto Ráshuah. La toma de consciencia es la gran clave para el cambio interno. Y como todos saben, cuando se cambia lo interno, lo externo cambia.

Aquí en Argentina estamos ya hace casi cinco años. Ya enseñamos a muchos alumnos en nuestras prácticas de Meditación Ráshuah. Además, ofrecemos clases experimentales gratis para aquellos que quieran conocer lo que tenemos a ofrecer.

Para más información, comunicate a: [email protected] o al 1567037492) y agendamos una charla.

Imagen principal por peoplecreations para Freepik

Heloisa Aragão

Es responsable del Instituto Ráshuah en Argentina. Además, es Maestra e Instructora de Meditación Ráshuah; Terapeuta Ráshuah; y Graduada Mayah en Filosofía Ráshuah. También Estudió Letras y Comunicación Social, es Conferenciante y realizó investigaciones en estudios sobre Cuerpo y Mente, hipnosis, física cuántica, Programación Neurolingüística y sincronicidad.

5 comentarios

  • Hola! Me encantó el artículo y me encantaría poder asistir alguna vez a clases de meditación Rashuah, pero ni idea dónde las dictan. A parte soy del interior, específicamente de Santa Fe y no sé si las dictan acá. Espero sigan publicando más información tan valiosa e interesante como éstas. Gracias!

  • Me quedé con dudas respecto al método Ráshuah y lamentablemente vivo lejos para poder asistir a los eventos. Quiero encontrar un método de meditacion a que probe algunas guias y no me sirvieron, pero no tengo claro como hacer, o si ráshuah me puede ayudar o como. Agradeceré cualquier futura informacion. Gracias por nutrir de conocimientos la comunidad.

    • Hola David, como estás? Te escribe Heloisa del Instituto Ráshuah. Si queres conocer más con respecto al Método, podemos coordinar una charla de presentación por skype. También podes mandarnos un mensaje al 1567037492. Saludos

Aprovecha el 50% de Descuento en todas nuestras Clases en Línea

Recibe nuestros mejores contenidos en tu e-mail!