Reflexología para bebés

Reflexología para bebés
Reflexología para bebés
¿Qué te ha parecido este artículo?

La Reflexología es una terapia natural y no invasiva de origen oriental que se basa en la eliminación de toxinas presentes en nuestro organismo (ácido úrico) por medio de suaves masajes que realizamos en la planta y el dorso de los pies. Allí se encuentran los puntos reflejos correspondientes con cada parte del cuerpo humano: huesos, músculos, articulaciones, aparatos digestivo y respiratorio, sistema nervioso central y sistema inmunológico.

Ver más información sobre reflexología.

Al ser natural, este tratamiento puede aplicarse a cualquier persona, desde adultos mayores hasta bebés. Sólo existe un margen muy pequeño en el que está contraindicado aplicar reflexología como, por ejemplo, personas con osteoporosis o embarazos de alto riesgo.

En este artículo exploramos los beneficios de la práctica de Reflexología para bebés. Para ello, contamos con la ayuda de nuestra autora invitada, María Rosa Viola, quien es reflexóloga profesional. Continúa leyendo para aprender más sobre esta terapia natural, recomendada por pediatras, y de grandes beneficios para tu bebé.

De corazón, esperamos que este artículo te sea de ayuda. Si crees que puede ser de utilidad a otras personas, no dudes en compartirlo. Después de terminar la lectura, te invitamos a dejar un comentario con tu propia experiencia. ¡Sortearemos un yoga mat entre todos los lectores que comenten!

¿Cuándo se recomienda realizar Reflexología para bebés?

El masaje podal (de pies) puede aplicarse en bebés a partir de los 45 días de vida. En un bebé de hasta 2 años, aproximadamente, encontramos una cantidad pequeña de áreas reflejas en su pie. Existen sólo 7 zonas bien definidas, lo que facilita el aprendizaje. “Además, la técnica que se debe utilizar para realizar el masaje y fortalecer la salud del bebé es muy sencilla”, afirma María Rosa, alentando a las mamás a que se animen a aprender más sobre esta terapia.

Los pediatras recomiendan realizarle Reflexología a los bebés durante cada etapa de su desarrollo, ya que tiene grandes beneficios para su salud.

¿Cómo se realiza un masaje podal?

Para fortalecer la salud del bebé, prevenir enfermedades y favorecer su descanso, debemos realizar un masaje deslizando, con presión firme y suave, la yema de nuestro pulgar por cada zona refleja de su pie. El masaje debe durar 15 minutos aproximadamente, y es necesario realizarlo un mínimo de 3 veces por semana para sostener el efecto del mismo.

En los casos en los que el bebé padece algún malestar frecuente (como cólicos, constipación, meteorismo, irregularidades del sueño, dolores provocados por dentición, etc.) debe hacerse foco en masajear la zona refleja correspondiente a su patología y las zonas que por consecuencia pueden verse afectadas. Por ejemplo: si un bebé está constipado, se le debe masajear las zonas de abdomen superior e inferior; pero, además, la zona del plexo solar para su relajación y/ó la zona de cabeza ya que puede dolerle también como consecuencia del llanto o la falta de descanso.

Si el bebé tiene una afección viral o bacteriana circunstancial (como una otitis, conjuntivitis, bronquitis o una simple congestión) lo que se debe hacer es un masaje general, pero con hincapié en la zona de bronquios y pulmones o en la zona de senos paranasales, dependiendo del lugar de origen de la enfermedad. En estos casos en los que el bebé se encuentra enfermo, es conveniente realizar el masaje 2 o 3 veces por día para aliviar los síntomas rápidamente.

“Es fundamental que el masaje lo realice la mamá, porque es la persona que mejor va a empatizar con el bebé y darse cuenta de qué le puede estar molestando”, nos comenta María Rosa.

Zonas reflexológicas en el pie de un bebé

Las siete zonas reflejas que mencionamos anteriormente son las siguientes:

  • Cabeza y dientes
  • Senos paranasales
  • Plexo solar
  • Bronquios y pulmones
  • Abdomen superior
  • Abdomen inferior
  • Pelvis

A continuación podemos ver cómo se configuran estas zonas en un mapa reflexológico del pie de un bebé.

Mapa reflexológico del pie de un bebé
Mapa reflexológico del pie de un bebé

La reflexología para bebés no sólo se utiliza para fortalecer su salud, sino que además se vive como un momento de conexión, de relajación y de placer entre la mamá y su hijo. Los resultados de la terapia podal son excelentes y se observan desde las primeras sesiones de masaje.

Nos llena de satisfacción que hayas llegado hasta aquí. Si el artículo te fue de utilidad y crees que puede ayudar a otras personas, no dudes en compartirlo. También, te invitamos a dejar un comentario y así enriquecer nuestra experiencia y la de todos los lectores de Relajemos.com. ¡Namaste!

Happy feet, happy babies

Mi nombre es María Rosa Viola, soy mamá de tiempo completo y reflexóloga profesional. Realizó terapia reflexológica en adultos hace varios años, y actualmente me especializo en técnicas de masaje podal para bebés.

3 comentarios

  • Maravilloso lo que compartis cuanto alivio podemos llevar a los bebis ellos que no saben expresar sus dolencias gracias me encanto !!!

    • Nos alegra que hayas disfrutado del artículo, Claudia! Sin duda, Reflexología es una gran alternativa para ayudar a nuestros bebés a sentirse mejor 🙂

Recibe lo mejor de Relajemos.com en tu e-mail!