Salamba Sarvangasana, la postura de la vela

Salamba Sarvangasana, la postura de la vela

En un artículo anterior hablamos sobre los beneficios de realizar posturas invertidas. Ya te contamos cómo hacer un de ellas, Salamba Sirsasana, la parada de cabeza. Hoy vamos a detenernos en otra asana que resulta más amigable para quienes recién comienzan a animarse a practicar posturas de inversión. Estamos hablando de la famosa Postura de la Vela, Salamba Sarvangasana.

En sánscrito, salamba significa “con apoyo”, mientras que sarvanga podría traducirse como “todos los miembros”, “todas las partes del cuerpo”. Por lo tanto, Salamba Sarvangasana es la “postura de todo el cuerpo sostenido”.

 Salamba Sarvangasana, la postura de la vela
Salamba Sarvangasana, la postura de la vela

La madre de las asanas

BKS Iyengar se refiere a esta postura como “la madre de las asanas”, porque, como una madre busca la armonía en el hogar, Sarvangasana promueve el funcionamiento armónico de los sistemas del cuerpo.

Ésto es así por los variados efectos que genera la práctica constante de esta postura de inversión. La postura de la vela genera una influencia directa en el funcionamiento de los órganos y glándulas endocrinas, que realizan la tarea de regular el flujo de hormonas que se transportan por el cuerpo. Mediante la inversión, la fuerza de gravedad lleva a un aumento del flujo de sangre que llega a la zona de las glándulas tiroideas y paratiroideas, que se ven de esta forma estimuladas.

También como resultado de su naturaleza invertida, promueve la circulación de sangre en la zona del pecho y el cuello, por lo que provee cierto alivio a personas que sufren de asma, bronquitis, irritación u otra afección de la garganta, y palpitaciones.

Como si todo esto fuera poco, el efecto de la gravedad también influye sobre los órganos abdominales y de la zona pélvica. En consecuencia, ayuda al movmiento intestinal, aliviando el estreñimiento, promueve el buen funcionamiento del sistema digestivo, y aydua a solucionar trastornos menstruales y hemorroides.

Ficha técnica

Salamba Sarvangasana Paso a Paso

  1. Coloque en el suelo una o dos mantas dobladas. Las mantas servirán de apoyo para mantener el cuello en la posición correcta, evitando que se comprima la zona de las cervicales.
  2. Recuéstese de forma que los hombros queden sobre las mantas y la cabeza por fuera de ellas, directamente en el suelo. En este momento, los brazos están extendidos, paralelos al cuerpo y con las palmas hacia abajo.
  3. Comience a elevar las piernas, haciendo presión contra el piso con manos y brazos. Sigua presionando, llevando las rodillas en dirección a la cara, y aprovechando el impulso para lograr despegar las caderas del suelo, de modo que su peso se distribuya entre la parte alta de la espalda y la cabeza.
  4. Doble los codos y use las manos como soporte de la espalda.
  5. Comience a extender las piernas en dirección al techo, hasta lograr extender totalmente la espalda. Desde aquí puede mover las manos hacia la parte alta de la espalda, lo cual ayuda a despegar al máximo la espalda del suelo. Cuide no separar los codos mucho más que el ancho de los hombros.
  6. Trate de empujar el coxis hacia el pubis, para ayudar a encontrar una alienación correcta. La mayor parte del peso debe estar sobre los brazos, para evitar forzar el cuello. La frente debe quedar relativamente paralela al piso, y la barbilla perpendicular al mismo.
  7. Relaje el rostro, la lengua y la garganta.  Lleve la mirada hacia el vientre y respire profudnamente.
  8. Si es principiante, puede comenzar por mantener la postura por 30 segundos, añadiendo de forma progresiva unos 10 segundos al día, hasta lograr mantenerse en Salamba Sarvangasana entre 3 y 5 minutos.
  9. Desarme la postura lentamente, apoyando la espalda vertebra por vertebra con ayuda de los brazos.

Clases en línea de yoga, meditación y más
De corazón, esperamos que este artículo te sea de ayuda. Si crees que puede ser de utilidad a otras personas, no dudes en compartirlo. Después de terminar la lectura, te invitamos a dejar un comentario con tu propia experiencia. ¡Sortearemos un yoga mat entre todos los lectores que comenten!
Beneficios de la Postura de la Vela

  • Ayuda a combatir el estrés y los síntomas de la depresión, ya que tiene un efecto relajante sobre el sistema nervioso
  • Combate la retención de líquidos en las piernas
  • Estímula la glándula tiroidea y las paratiroides
  • Combate el insomnio y la fatiga
  • Excelente para elongar el cuello y los hombros
  • Fortelece los gluteos
  • Mejora la digestión

Consejos para principiantes

Si no le es posible elevar las piernas en extensión, puede entrar a la postura de la siguiente forma:

  1. Una vez recostado en el suelo, flexione las rodillas, presionando las plantas de los pies contra el suelo.
  2. Eleve las piernas en flexión, llevando las rodillas hacia la frente.
  3. Use las manos como soporte de la espalda y comience a llevar los talones hacia el techo desde allí, estirando las piernas lentamente hasta alcanzar la postura de la vela.
  4. Para salir de la asana, puede flexionar las rodillas nuevamente y bajar con cuidado hasta volver a apoyar los pies en el suelo.

Precauciones

No se recomienda realizar Salamba Sarvangasana si sufre de:

  • Diarrea
  • Dolor de cabeza
  • Presión alta
  • Lesiones en el cuello, sobre todo de las cervicales

Tampoco se recomienda practicarla durante el período de la menstruación.

En el caso de estar embarazada, puede continuar practicando está postura si ya tiene experiencia realizándola y su médico no se lo contraindica expresamente. Sin embargo, no trate de realizar la postura de la vela por primera vez durante el embarazo.

Variaciones

La variación más habitual de la postura de la vela es la asana llamada Eka Pada Sarvangasana, que se realiza de la siguiente manera:

  1. Realice la postura de la vela.
  2. Una vez alcanzada la estabilidad, mantenga la pierna izquierda extendida, y baje lentamente la pierna derecha, sin flexioanrla, hasta llegar a tocar el suelo con la punta del dedo gordo.
  3. Asegpurese de mantener ambas piernas extendidas, y mantenga la postura por unos 30 segundos.
  4. Regrese a Sarvangasana y repita con la otra pierna.

Asanas complementarias

Nos llena de satisfacción que hayas llegado hasta aquí. Si el artículo te fue de utilidad y crees que puede ayudar a otras personas, no dudes en compartirlo. También, te invitamos a dejar un comentario y así enriquecer nuestra experiencia y la de todos los lectores de Relajemos.com. ¡Namaste!

Salamba Sarvangasana, la postura de la vela
¿Qué te ha parecido este artículo?

8 comentarios

  • Hola desde Uruguay :esta asana fue la primera que aprendí ,la vi en un libro cuando era adolescente. Pasaron muchos años ,treinta quizás para empezar mi práctica de yoga,siempre la realizó con mucha satisfacción,este año doy clases y salamba sarvangasa nunca falta en mis prácticas. Namaste buena práctica. Ines

    • Hola Inés! Gracias por contarnos esta historia. Nos encanta conocer un poco más a nuestros lectores. Es muy lindo que una asana pueda conectarte a un recuerdo de la adolescencia 🙂 Esperamos que sigas compartiendo con nosotros.

  • Todos las enseñanzas las
    Complemento en mis clases que tomo
    En un lugar al que asistió de 3 a 4 veces
    Por semana durante 90 minutos y soy
    Muy feliz hace ya más de 5 años Mil gracias y mil bendiciones

    • Hola Luz Mery! Nos alegra saber que hace años transitas tu camino más feliz gracias al yoga. Muchas gracias por compartir con nosotros.

  • Esta es una de ls asanas que más tranquilidad y calma me brinda cuando la practico. Para mi, ademas de sus numerosos beneficios físicos, es de las posturas que mas me ayudan a centrarme en mi y conectar con mi respiración. De obligada práctica en cada clase vamos!

    • Gracias por dejarnos tu testimonio, Irene! Salamba Sarvangasana es sin duda una excelente asana para la introversión, como bien dijiste, un momento para conectar. Saludos!

    • Muy respetable, Alejandra! La postura de la vela no es para nada sencilla y hay que encararla con sin temor, pero con cuidado y paciencia. Ya llegará!