Savasana: el desafío de la relajación

La práctica diaria de esta postura, condiciona el cuerpo para ayudar a liberar el estrés y se logra mejorar la sensación de bienestar
Savasana: el desafío de la relajación
5 (100%) 1 voto[s]

El yoga posee una variedad de estilos y posturas, las cuales en general, ofrecen los mismos beneficios para el cuerpo y la mente. Sin embargo, cada una de estas posturas se especializa en un objetivo. En esta oportunidad queremos hablarte del estilo de postura para la relajación Savasana. Esta postura es uno de los ejercicios más importantes de la sesión de yoga. Sigue leyendo y descubre por qué.

¿Qué es Savasana?

La postura Savasana es también conocida como la “postura del cadáver”. Esta postura de yoga, podría confundirse a menudo con una siesta al final de la práctica de yoga, pero en realidad es una postura que representa un desafío, hasta para aquellos individuos que muy felizmente pueden equilibrar, flexionar y contorsionar su cuerpo. La razón es porque el arte de la relajación es más difícil de lo que realmente parece. La pose Savasana, establece las condiciones que le permite al individuo, entrar gradualmente en un estado de relajación total y a su vez actúa como punto de partida para la meditación plena.

Aunque a simple vista esta postura parece fácil, contrariamente, es reconocida por los maestros y los más experimentados en el yoga, como la postura más difícil de las asanas. De hecho, según Patanjali, autor del famoso Yoga Sutras, el Savasana representa por excelencia, la definición de Asanas.

Comenzar a practicar Savasana

Comenzar a practicar Savasana se puede convertir en una lucha para lograr el nivel de relajación requerido; el individuo siente a menudo, una sensación tensa mientras se encuentra mirando al techo; muchos principiantes se quedan dormidos durante esta fase. La esencia de esta postura es lograr una relajación profunda pero con atención, es decir, se debe permanecer consciente y alerta sin dejar de estar a gusto. Permanecer consciente mientras se alcanza la relajación es lo que permite comenzar a notar y liberar las tensiones del cuerpo y la mente.

Espacio de publicidad:
Clases en línea de yoga, meditación y más
Formación Anusara Yoga Buenos Aires 2019

Savasana es una práctica de relajación progresiva, es decir, una parte del cuerpo a la vez, un músculo a la vez, y un pensamiento a la vez. La práctica diaria de esta postura, condiciona el cuerpo para ayudar a liberar el estrés y se logra mejorar la sensación de bienestar tanto físico como emocionalmente. Pero cuando permanecemos con las tensiones acumuladas en el cuerpo, no es fácil dominar rápidamente la posición Savasana, es por esto que es importante practicar otras asanas antes de intentar esta postura, ya que a de esta forma, podrás estirar, abrir y liberar la tensión de los músculos y también ayudarás a relajar el diafragma y a manejar el control de la respiración, lo que permitirá una mejor experiencia al momento de iniciarte en la posición Savasana.

Beneficios de Savasana

Son muchos los beneficios que aporta la postura de Savasana. El tiempo ideal para esta postura es de 15 a 20 minutos, sin embargo, unos pocos minutos de Savasana pueden aportar beneficios de gran alcance, tales como:

  • Aliviar la depresión leve
  • Controlar la presión arterial alta
  • Eliminar los dolores de cabeza
  • Eliminar la fatiga
  • Controlar el insomnio
  • Calmar el sistema nervioso y promover la ecuanimidad en todo el cuerpo
  • Relajar los músculos fatigados
  • Relajar la mandíbula
  • Relajar los hombros cargados de tensiones
savasana
La práctica diaria de esta postura, condiciona el cuerpo para ayudar a liberar el estrés y se logra mejorar la sensación de bienestar

Desafíos comunes de Savasana

En el momento en que has completado tus asanas o posturas de yoga, tu cuerpo y tu mente deben estar lo suficientemente cansado como para ser capaces de alcanzar una relajación suficiente y lograr el Savasana. Pero como ya dijimos, esta postura que aparenta ser simple, es más difícil de lo que se cree. El cuerpo naturalmente puede causar distracciones que lo convierten en un desafío para el participante; durante la sesión son muy comunes las sensaciones de frío, picazón, etc.

Algunos pensamientos comunes que surgen durante Savasana son:

  • ¿Cuánto tiempo más vamos a estar aquí?
  • ¿Ese tipo acaba de roncar? Eso es vergonzoso
  • Espero no quedarme dormido y roncar
  • ¿Qué haré para la cena cuando llegue a casa?
  • ¿Esta relación está realmente funcionando?
  • Tengo hambre
  • ¿Cuál será el destino de mi vida?
  • Huelo a sudor
  • Tengo algunas deudas que pagar
  • Tal vez debería renunciar a mi trabajo

Es normal que la mente ponga resistencia para alcanzar la relajación profunda ya que estamos acostumbrados a la participación de nuestros músculos y el cerebro para lograr nuestros objetivos, sin embargo, en Savasana, debemos ser igualmente hábil en dejar ir toda esa actividad a fin de alcanzar los efectos beneficiosos de la postura.

También te puede interesar:
Guía de espacios de yoga, meditación y bienestar
Guía de Asanas de Yoga

Es difícil dejar de lado la idea de que todo lo importante sucede cuando estamos activos y en movimiento. Sin embargo, una parte muy profunda de ti mismo, espera esos momentos de completa relajación para revelar tu verdad interior. Un sentimiento de conexión, de claridad, de sabiduría, de amor y de alegría puede surgir durante este estado de tranquilidad y relajación, y esto es sólo una muestra de lo que ofrece la meditación. Por esto la postura de Savasana es el último acto de entrega consciente.

5 pasos para una exitosa postura de Savasana

  1. Prepárate para el éxito
    Extiéndete sobre la colchoneta y asegúrate de estar completamente cómodo. Utiliza los collarines, las almohadas, las mantas y cubre tus ojos con una almohada o una toalla. Cuanto más cómodo te sientas, será más fácil alcanzar la relajación deseada y podrás recibir muchos más beneficios.
  2. Toma una respiración de limpieza final
    Tu maestro probablemente te pedirá que tomes una exhalación audible, lo que hará que tu cuerpo se libere durante la pose. Esta respiración de limpieza enviará un mensaje a tu sistema nervioso parasimpático y te ayudará a relajarte más fácilmente.
  3.  Analiza tu cuerpo en busca de la tensión
    Revisa mentalmente todas las partes de tu cuerpo y trata de hacerlas más livianas. Observa la tensión de la mandíbula, de los hombros y de las caderas porque el estrés normalmente se acumula específicamente en estas áreas.
  4. Confía en el ejercicio
    Algunos días serán más fáciles que otros y eso es parte de la práctica. Lo importante es que trates de mantenerte siempre a gusto y simplemente confiar en que el aliento te llevará a la siguiente fase. Permanece atento a los momentos pacíficos y tranquiliza los pensamientos. Con el tiempo y la práctica, podrás encontrar más paz interior.
  5. Establece una intención
    Antes de finalizar el Savasana, toma una fotografía mental de cómo te sientes en todos los niveles del ejercicio. Pregúntate qué deseas conservar de la práctica y qué te gustaría desechar. Sella estas observaciones en tu psique con una sonrisa interior y luego disfruta de una inhalación profunda para despertar y emerger en un nuevo día.
    Ahora toma un momento para darte cuenta de que te sientes más descansado, despierto y vivo, que antes de comenzar el ejercicio.

savasada-posicion-del-muerto

Recomendaciones para relajar cada parte de tu cuerpo

  • Para relajar los ojos y la mente: con cuidado, coloca un paño sobre los ojos para bloquear la luz, con los ojos cerrados.
  • Para relajar el abdomen: coloca una bolsa de arena, bloque, o unas cuantas mantas horizontalmente a sobre tu abdomen inferior.
  • Para apoyar el cuello: coloca una manta doblada o un cojín debajo de tu cuello y cabeza, hasta que tu frente se encuentre ligeramente superior a la barbilla.
  • Para relajar la zona lumbar: coloca una manta o un cojín enrollado debajo de tus rodillas.

Otras observaciones

Savasana es un tiempo de descanso, pero no es un tiempo para dormir. Si eres uno de los que tienes tendencia a quedarte dormido, entonces el primer paso es ser compasivo contigo mismo y reconocer que tu cuerpo necesita un poco de descanso. Con el tiempo, podrás entrenarte para lograr el descanso que necesitas sin dejar de estar despierto.

Conclusión

Mientras que nuestro mundo se mueve tan dinámicamente, cultivar el arte de Savasana resulta más valioso que nunca. A pesar de que nuestra sociedad tiende a valorar más la velocidad y la productividad; aprender a hacer nada es una habilidad que puede ayudarnos a ser más productivo en el momento que se requiere.

Savasana nos enseña cómo entregarnos por completo, a dejar de luchar contra el reloj y a crear el espacio para la paz y la armonía que alimentan el alma. Practicar esta postura es como apagar el ordenador cuando no funciona bien y una vez que lo reiniciamos, notamos como presenta una mejor funcionalidad.

De corazón, esperamos que este artículo te sea de ayuda. Después de terminar la lectura, podrás dejar un comentario con tu propia experiencia sobre este tema. ¡Sortearemos un yoga mat entre todos los lectores que compartan sus experiencias!

65 comentarios

Aprovecha el 50% de Descuento en todas nuestras Clases en Línea

Recibe nuestros mejores contenidos en tu e-mail!