Relajemos.com » Yoga » Asanas » Tadasana o postura de la montaña

Tadasana o postura de la montaña

Tadasana, Postura de la Montaña

Todas las posturas de yoga, a simple vista, pueden tener distintos niveles de dificultad; algunas pueden ser más simples y otras, más exigentes, pero todas aportan excelentes beneficios a nivel físico, mental y emocional. En esta oportunidad nos vamos a referir a Tadasana o postura de la montaña, una de las asanas más básicas, pero esencial para crecer dentro del mundo maravilloso del yoga. ¡Veamos!

¿Qué es la postura Tadasana?

La postura de la montaña, como más comunmente se le conoce, es la más simple de todas las asanas de yoga para principiantes, por lo que siempre es muy recomendable comenzar un entrenamiento con ella.

Generalmente, cuando una clase de yoga se enseña una serie de asanas, siempre se comienza tomando la posición de Tadasana, incluso en las más avanzadas.

¿Qué representa la postura de la montaña?

Simbólicamente, Tadasana es la postura de la montaña, que representa a un hombre de pie y la especificidad del ser humano. La verticalización de lo humano cambia su relación con el mundo, liberando sus manos y permitiendo otro enfoque u otra perspectiva para comprender lo que le rodea. El humano deja entonces una percepción inmediata del mundo y adopta nuevas inquietudes en busca de más conocimientos.

¿Qué sentirás al practicar la postura Tadasana?

Esta postura básica te permite reconectarte con la verticalidad y te ofrece una experiencia muy satisfactoria. El estiramiento y el reenfoque pasan por un alargamiento voluntario de la columna vertebral, que se considera en el yoga como el eje de la energía. Esta asana estira la columna vertebral y la columna cervical en el impulso de una inhalación o respiración estabilizadora.

Con cada respiración podrás sentir cómo los espacios se liberan en todo tu cuerpo. Con tan solo preguntarte “¿cómo me siento esta mañana?” podrás sentir la respuesta en tus pies enraizados y con más fuerza. También podrás sentir cómo tu cabeza se eleva hacia el cielo y se siente con más ligereza.

También te puede interesar:
Guía de espacios de yoga, meditación y bienestar
Guía de Asanas de Yoga

Incluso, cuanto más practiques la postura de la montaña, más fuerte será tu conciencia, la conciencia de la unión del cuerpo y el espíritu, la comprensión de que esa fuerza es beneficiosa para ti.

Postura de la montaña paso a paso

La postura de la montaña es, como ya lo hemos dicho, la postura inicial para todas las posturas de pie, durante una clase de yoga. Para practicarla:

  • Primero, párate recto con los pies juntos y los talones ligeramente separados.
  • Levanta los dedos de los pies y deja que se asienten suavemente uno por uno.
  • Balancea tu peso sobre tus pies de izquierda a derecha y de adelante hacia atrás, para finalmente extenderte uniformemente en ambos pies e inmovilizarte en el centro.
  • Mientras realizas la postura, la espalda debe permanecer siempre recta, el cuello alargado y el coxis en dirección hacia el suelo.
  • Los hombros debes mantenerlos relajados, con los brazos a ambos lados del cuerpo.
  • Los dedos de las manos deben estar alargados y las palmas dirigidas hacia adelante.
  • Mantén las rodillas fijas y fuertes, mientras con los músculos del muslo haces una ligera rotación interna.
  • Involucra tus abdominales para mantener una buena postura.
  • Mantén la mirada elevada frente a ti y el cuello aunado a la extensión de la columna.
  • Trata de mantener la barbilla ligeramente hacia atrás, en dirección al tórax.
  • Sostén la postura por 30 segundos o 1 minuto y respira suavemente.

Variaciones de Tadasana

Si eres un participante ambicioso seguramente querrás poner un poco más de dificultad a la postura de la montaña. Intenta estas tres variantes colocando los brazos de manera diferente.

  1. Estira los brazos hacia arriba de forma perpendicular. Deben estar paralelos entre sí y las palmas de las manos deben estar orientadas una hacia la otra.
  2. También puedes entrelazar tus dedos y extender ambos brazos delante de ti.
  3. Otra variante sería extender los brazos con el dorso de las manos uno frente al otro,tomando los codos por detrás de la espalda, lo que te haría cruzar los brazos.
Variación de Tadasana
Variación de Tadasana con brazos elevados

Beneficios de la postura de la montaña

Aunque se trata de una asana con poca dificultad, la postura de la montaña te ofrece excelentes beneficios, tales como:

  • Corrige la mala postura y alivia la tensión y el dolor de espalda: Tadasana es un ejercicio muy recomendado por los especialistas para aliviar diversos síntomas relacionados con el dolor de espalda.
  • Favorece el equilibrio: puedes mejorar sustancialmente la alineación de tu cuerpo practicando esta posición, mientras aprendes a mantener el equilibrio por mucho más tiempo.

[También te puede interesar: Posturas de equilibrio, cómo dominarlas]

  • Sirve para fortalecer los cuádriceps: esta asana es especialmente beneficiosa para los cuádriceps, porque es el área más comprometida. Además, como esta postura se usa para descansar y el estiramiento que proporciona no es intenso, los músculos del cuádriceps se contraen y estiran cuando se lleva a cabo.
  • Sirve para estirar y relajar los músculos: es una muy buena idea realizar la postura de la montaña cuando sientes que tu cuerpo necesita un poco de descanso, o si tu sesión de yoga se vuelve demasiado intensa.
  • Ayuda a recuperar el aliento: hacer Tadasana en medio de una serie de ejercicios vigorosos puede permitirte tomar el tiempo para recuperarte.
  • Favorece la concentración: también puede ayudarte a recuperar tu concentración o regresar a un estado de meditación.

Consejos para principiantes

Si estás comenzando a involucrarte en el fantástico mundo del yoga, y eres un principiante practicando Tadasana, te recomendamos trabajar en tu equilibrio. Si sientes que no eres bueno para mantenerlo, puedes comenzar extendiendo un poco los pies.

A medida que mejores en yoga y ganes experiencia, podrás hacer esta postura correctamente. También puedes usar ladrillos de espuma y colocarlos a cada lado de tus pies para evitar perder el equilibrio tan fácilmente.

Otra opción para realizar la postura de la montaña sin perder el equilibrio, es apoyando tu parte posterior contra una pared y dejando descansar tu espalda en ella. En consecuencia, tus talones, omóplatos y sacro óseo, deben tocar la pared. Sin embargo, la parte posterior de tu cabeza es la única parte que no debe tocarla, de lo contrario, esta postura perderá sus beneficios y su utilidad.

Precauciones al hacer Tadasana

Aunque la postura de la montaña te parezca simple y relajante o que no requiere de mucho esfuerzo, todavía es necesario que tomes algunas precauciones.

Necesitarás mucha concentración para realizar esta asana. Por lo tanto, te recomendamos que no intentes hacerlo si tienes un dolor de cabeza o si sufres de migrañas persistentes.

[También te puede interesar: Surya Namaskar, el Saludo al Sol]

También debes evitar la postura de la montaña si sufres de insomnio ​​o de otro tipo de trastorno del sueño, ya que el efecto puede causar cierta actividad extra que te mantiene despierto por más tiempo, lo que aumenta tus problemas para conciliar el sueño.

Finalmente, Tadasana no se recomienda para personas con problemas de circulación sanguínea, como presión arterial baja, entre otros.

Conclusión: Tadasana es una postura simple y poderosa

No dejes de poner en práctica ninguna postura de yoga por más simple que ésta te parezca, ya que como has podido ver con Tadasana o postura de la montaña, todas tienen algo poderoso que ofrecerte.

Imágenes por yanalya para Freepik

Dejar un comentario

Aprovecha el 50% de Descuento en todas nuestras Clases en Línea