Tattvas: todo es vibración

Tattvas: todo es vibración

Nuestra autora invitada, Ximena Vélez de Govinda Estudio de Yoga, nos propone adentrarnos en la fascinante ciencia de los Tattvas, y descubrir cómo los Cinco Elementos de la Naturaleza influyen en nuestro cuerpo físico y personalidad.

Contemplemos juntos la salida del sol, e iniciémonos en los profundos secretos de una de las ciencias más poderosas que existen: la ciencia de los Tattvas. Quién conoce esta ciencia es capaz de manejar la naturaleza a voluntad, capaz de ser el amo y el dueño de su destino. En ella está el secreto de la inmortalidad y el de la transmutación alquímica, que transforma al hombre en un dios más allá de las limitaciones que impone la existencia en el mundo de la materia, en el tiempo y en el espacio.

Todo fenómeno del universo es sólo una fase de movimiento táttvico. Tattva es vibración, es mi propia consciencia actuando sobre el éter, invisible pero real. Tattva es mi deseo de crear formas, vibra de determinada manera para que este sea aire y de otra para que sea fuego o agua, y la más lenta para generar tierra. Es la vibración del éter capaz de producir la manifestación visible de un determinado tipo de energía.

Tattvas y los cinco sentidos humanos

En nuestro interior también existen los Tattvas. Como es arriba es abajo, como es afuera es adentro, cualquier elemento que sea encontrado en la constitución del universo infinito también se encontrará en el cuerpo humano. Nosotros somos un microcosmos del Cosmos entero. Los constituyentes de nuestros cuerpos individuales son idénticos a aquellos que existen en el universo. Nuestra personalidad depende de cuál de los cinco elementos densos predomina en nuestra naturaleza.

En nuestro interior se relacionan con nuestros cinco sentidos, por ejemplo: la luz que percibimos con nuestros ojos es la materialización del Tattva Tejas, produce en el cuerpo físico el fuego de la digestión, el hambre, la sed, la temperatura, etc. Es responsable de la percepción del color y la forma a través de la vista.

El Tattva Apas, que es el elemento agua, aparece en el cuerpo como materia líquida, controlando todos los fluidos y posibilitando el sentido del gusto. Su interés es enorme, pues los fluidos son los captadores de los ritmos cósmicos, que a su vez dirigen todos nuestros biorritmos. Así, en cada célula, la luna regula la imperceptible danza de los ritmos vitales.

El sentido del tacto es la materialización del Tattva Vayu que se relaciona con el aire. Los yoguis saben que el aire capta y transporta energía (prana), que nuestra vitalidad depende de esa energía. El átomo de oxígeno del aire puede estar ionizado, “cargado de energía” y mediante las técnicas de yoga aprendemos a controlar el prana y aumentar nuestra vitalidad. Los ambientes cerrados, las oficinas con aire acondicionado y edificios socavan la vitalidad y provocan diversos desórdenes ya que carecen de prana.

Prithvi se relaciona con el elemento tierra. El olor que llega a través de la nariz es su cualidad predominante. En oposición a Vayu, trae estabilidad y permanencia en cada aspecto físico y mental.

Clases en línea de yoga, meditación y más

En el sonido se plasma el Tattva Akasha. Es el más sutil de los Tattvas; todo lo penetra sin tener movimiento, todo está en total vacío; su vibración no puede ser percibida por los sentidos externos.

Los cinco Tattvas o Elementos de la Naturaleza

Los cinco maestros del universo

El misterio de la creación y el misterio de nuestros cuerpos se puede explicar en términos de los Tattvas.

De corazón, esperamos que este artículo te sea de ayuda. Si crees que puede ser de utilidad a otras personas, no dudes en compartirlo. Después de terminar la lectura, te invitamos a dejar un comentario con tu propia experiencia. ¡Sortearemos un yoga mat entre todos los lectores que comenten!

Existe una historia en los Shastras acerca de la interacción de estos elementos cósmicos. Había un sadhak (practicante espiritual) que aprendía en sus viajes de cada maestro con el que se encontraba. Sus primeros cinco maestros fueron los Tattvas en el universo: Madre Tierra, el viento, el cielo, el mar y las estrellas.

Primero aprendió de Madre Tierra la lección del perdón, puesto que, aún cuando el hombre la llena de contaminación y desperdicios, ella le devuelve alimentos y minerales sin los cuales no podría sobrevivir. Él aprendió que, a pesar de todo abuso, crítica y negatividad recibidos desde el exterior, debía brindar su poder espiritual, su conocimiento y su perdón sincero.

Luego conoció al Viento. Este le enseñó el desapego. Constantemente, el Viento debía estar en movimiento para alcanzar a tantas almas como fuera posible. Además, el Viento es sutil, no es perceptible al ojo. El sadhak aprendió que sus maneras deben ser sutiles, para que sean percibidas más sin ser vistas. Él debe ser un místico, que viva en las profundidades del espíritu, no en la superficie de la existencia.

El Cielo, que todo lo abarca, le enseñó a mantenerse puro e inmaculado y le enseñó la sutileza. El éter es el elemento más sutil de los cinco elementos densos. De la misma manera, el Ser también es sutil. Las nubes del cielo únicamente parecen colorearlo, pero el cielo siempre es azul. Al igual que el alma, la suciedad de esta vida no puede mancharla.
El mar le enseñó a progresar continuamente y nunca estacarse. Le enseñó a lavar y purificar a todos aquellos que tocara. Con sus olas y con sus mareas, sadhak aprendió a fluir en cada situación y emoción.

Las estrellas fueron su quinto maestro. Brillan en la oscuridad, como el Fuego. Un sadhak debe quemar las impurezas de las personas que llegan a él con iluminación espiritual. El fuego aleja el frío y proporciona calidez y calor. Así también el sadhak debe alejar el miedo de la gente y el temor de la ignorancia, y darles aliento y consuelo espiritual.

Él se convirtió en el más grande de los maestros porque relacionó sus esencias inconscientes, sus cinco elementos, con estos cinco maestros del universo.

Bibliografía

  • El Poder de los Tattwas (Japortelas)
  • Tantra, el culto de lo femenino (Lysebeth)
  • Tattwa Suddhi (Bihar School of Yoga)
  • Conferencia de Yogi Bhajan, 1973

Retiro de Yoga

Govinda Yoga te invita a participar de un retiro de fin de semana en las playas de Mar de las Pampas. Utilizando herramientas del Hatha y Kundalini Yoga, acompañadas por meditaciones, caminata conscientes y charlas, la propuesta busca explorar cómo el cuerpo físico y la personalidad individual se conectan con los Tattvas o Cinco Elementos de la Naturaleza.

Fechas: salida el Viernes 6 de Abril de 2018 a las 14hs, regreso el Domingo 8 de Abril a las 17hs

Más información[email protected]

Nos llena de satisfacción que hayas llegado hasta aquí. Si el artículo te fue de utilidad y crees que puede ayudar a otras personas, no dudes en compartirlo. También, te invitamos a dejar un comentario y así enriquecer nuestra experiencia y la de todos los lectores de Relajemos.com. ¡Namaste!

Tattvas: todo es vibración
5 (100%) 1 voto

Ximena Vélez

Se recibe de maestra de Kundalini Yoga en Argentina en 2012 y viaja a Summer Solstice Sadhana Celebration, New México, evento que define su camino espiritual. También indaga en Ashtanga Yoga, asistiendo a diversos workshops con Kino Mc Greggor, Laruga Glaser, Eddie Stern, Day Christensen y Danny Sa.

Ximena coordina y dirige Govinda Estudio de Yoga en Buenos Aires. Actualmente se sigue formando en el Nivel II de Maestros de KY y organiza el Profesorado Internacional de Shakti Dance® en Argentina.

2 comentarios

  • Interesantísimo artículo! Me encantó el tema y la forma en que fue expuesto; es real, todos contenemos la chispa de la vida y el universo entero. Saludos.

    • ¡Nos alegra que lo hayas disfrutado, Sabrina! Es un tema realmente fascinante y esperamos poder ahodnar un poco más de la mano de nuestros autores invitados en el futuro. Namaste!

Recibe lo mejor de Relajemos.com en tu e-mail!

Clases en línea de yoga, meditación y bienestar