“El Yoga también es usar jeans”: cómo hacer del yoga una filosofía de vida cotidiana

El yoga como filosofía cotidiana

Y llegó un día en el que sentí que algo más había, que existía un mundo que aún no conocía y que me iba a brindar ese lugar de bienestar que tanto añoraba. Tenía la certeza de que algo más había para mí y fue entonces cuando descubrí el camino del Yoga, ése que me acercaría a una vida más feliz… El resto fluyó.

Desde entonces, hace ya más de 32 años, el Yoga es mi filosofía de vida, mi forma de vida, ésa que elijo para mí en lo más profundo, y que intento transmitir a quienes me rodean.

Norma Fol - profesora de yoga
Para Norma, profesora del yoga desde hace más de 30 años, el yoga es una filosofía de vida que atraviesa todos los aspectos de nuestros días.

¿Qué es el Yoga para mí?

El Yoga es una filosofía de vida, sí.  Es la unión del cuerpo, la mente y el espíritu. Es una disciplina milenaria. Es integración. Pero el Yoga también es ponerse jeans, salir a pasear con un amigo, ir a tomar un tecito verde; eso es yoga también. Poder llamar por teléfono a alguien y decirle: ¿cómo estás? ¿Qué necesitas? Voy un ratito, te escucho. El otro no siempre necesita que le hables o que le des consejos; los consejos son tus experiencias, en realidad.

El Yoga es eso: ser solidarios, ser agradecidos, no necesitar siempre estar vestidos de un color en especial (lo cual tampoco está mal). Para hacer yoga no tenés que estar derechito y ser una persona mística, no. Podés ser alguien divertido, podés tener una vida divertida y podés ser un buen practicante de yoga.

De corazón, esperamos que este artículo te sea de ayuda. Después de terminar la lectura, podrás dejar un comentario con tu propia experiencia en este tema. ¡Sortearemos un yoga mat entre todos los lectores que compartan sus experiencias!

El Yoga es para todos. Mi maestra, Mataji Indra Devi, cuando yo tenía 25 años me decía: “El yoga es para todos, para el señor que maneja el taxi, para el colectivero, para el maestro, para los chicos, para los ancianos”. Y yo, en ese momento de mi vida, la miraba y quería saber mucho, y no me daba cuenta de que me enseñaba tanto con esas simples cosas que ella decía.

[También te puede interesar: ¿Que estilo de Yoga es el más indicado para mí?]

Con el tiempo y con la práctica, lo fui comprendiendo; y también con el estudio, porque por supuesto hay que estudiar. Hay mucho para estudiar, mucho; uno puede pasarse la vida estudiando yoga porque tiene muchísimas maneras, estilos, métodos, ramas, orientaciones, etc. Pero, ¿sabés que? Todas las maneras y todos los maestros te van a llevar a lo mismo: a que el Yoga es un estado de plenitud, de contento, un estado de integración. Por eso, te digo: que el conocimiento sume pero no abrume, que más allá de los libros puedas ver al otro amorosamente desde tu corazón. 

Norma Fol y el yoga como filosofía de vida
Hacer del yoga una filosofía de vida todos los días es hacer tus prácticas, alimentarte bien, tener buenos pensamientos o darte cuenta cuando no los estás teniendo. Es también agradecer.

Las mil maneras de llegar a una clase de yoga

En todos estos años vi llegar muchos estilos de alumnos; muchas formas de presentarse o de llegar al salón.

Clases en línea de yoga, meditación y más

Están quienes se acercan el primer día con un certificado médico que especifica una hernia lumbar o una rodilla para rehabilitar, o una escoliosis para controlar, o acortamientos musculares, o problemas respiratorios, o crisis de ansiedad, situaciones de stress, etc. Y muchas veces, ésa es “su carta de presentación”, como si fuese su nombre y apellido.

Por supuesto, con mucho respeto y escucha, empezamos por lo que me cuentan pero después de un tiempo, ya no me hablan mas del tema, y empiezan a interiorizarse por la música: “Qué linda canción la que usaste al comienzo, ¿cuál es?”, o “Qué lindo el cuenco, me relaja muchísimo”.

Y van brotando otras emociones, como miedos, pérdidas, angustias, aceptaciones, alegrías, que estaban en las sombras y poco a poco van emergiendo a la luz, para trabajarlas, para transitarlas. Ahí te vas dando cuenta que quizás eso con lo que se presentaron el primer día tenía que ver con emociones que se habían instalado en el cuerpo y que, poco a poco, pasaron a otro plano. Ya no son esa misma persona que llegó un día con un dolor; ya no son los mismos.

Muchos otros (más de lo que uno imagina), se acercan al Yoga por no lograr conciliar el sueño: “Son las 3 de la mañana y sigo despierto, me pongo nervioso, al otro día estoy agotado”.

[También te puede interesar: Rutina de Yoga para dormir mejor]

Ante todo les digo que merecen dormir. Cuando uno siente que merece algo, se produce un estado de tranquilidad porque reconoce sus esfuerzos, que hizo todo lo que pudo y que merece dormir, no tiene porqué seguir en estado de alerta. Luego, nos sumergimos en técnicas, pranayamas, hábitos; pero más allá de todo, hay un concepto interno: “vos mereces descansar”.

También están quienes al tiempo de venir a clase cuentan: “No logro dejar de pensar, no consigo silenciar la mente”.

Tengo una frase que me parece muy simple y descriptiva y que siempre les repito: El silencio es como el té en hebras, necesita tiempo para asentarse. 

He visto tanta realidad encubierta, tanto dolor disfrazado y tanta alegría ahogada, que me propuse leer las letras chiquitas, lo que no se ve a primera vista y eso me permitió descubrir seres inolvidables.

Todos podemos meditar

La mente necesita reposar, la mente necesita aquietar la marea de los pensamientos, la mente necesita respirar y la meditación es un camino para lograrlo.

Hay muchas maneras y técnicas, pero todas las personas pueden meditar, conseguir un estado de contemplación, un estado de observación; desde bebés lo hemos hecho, luego la vida nos fue distrayendo y fuimos perdiendo ese ejercicio. Necesitamos recuperar lo que ya tenemos, encontrarnos en lo profundo donde vive ése que realmente somos.

Meditar es estar atento y presente, que no es lo mismo que alerta o tensionado. Meditar es conectarse con este momento que está sucediendo, con la respiración, con los latidos del corazón; es atención plena.

[También te puede interesar: Meditación Vipassana]

Hacer del yoga una filosofía de vida
Norma Fol se formó en diversas disciplinas, como anatomía.

Todo tu Ser respira

El acto de respirar es dar y recibir, vital y amoroso. Inspirar y exhalar es un acto de salud y vida. Inspira oxígeno, aire nuevo; y exhala toxinas, dióxido que necesita liberarse. Inspira prana y exhala apana.

El Prana es energía vital que nutre y da vida. El Apana es energía que purifica a través de la eliminación de las toxinas. Obtener y soltar.

Yo sugiero siempre exhalar más de lo que se inspira para lograr el intercambio gaseoso necesario y para suavemente ir calmando esa mente inquieta.

La práctica del yoga

Hacer del yoga una filosofía de vida todos los días es hacer tus prácticas, alimentarte bien, tener buenos pensamientos o darte cuenta cuando no los estás teniendo y permanecer un ratito en silencio, implementando algunas de las cosas que fuiste aprendiendo. También, el yoga es pedir ayuda cuando lo necesitas, es agradecer. 

¿Vos sabés que agradecer, la gratitud, da paz? Yo siempre digo que cuando uno agradece algo es porque ya tiene paz. Pedir quizás me da la sensación de ansiedad; a veces podes pedir, por supuesto, pero yo te diría que tomes más tiempo en agradecer que en pedir.

Es gratificante como, luego de un tiempo, los alumnos comienzan a darse cuenta de que necesitan sus clases de yoga, que organizan su día para poder llegar a la práctica y no sólo porque les hace bien la parte física, las posturas; sino porque tranquilizan la agitación de la mente, relajan el cuerpo, se conectan con el grupo, empiezan a construir vínculos con los demás y con ellos mismos, en su salón, en su lugar de pertenencia, comienzan a sentirlo como una tarea diaria.

Con la práctica diaria trabajamos lo que llamamos el auto conocimiento, el poder acercarnos cada vez más a ése que somos en lo más profundo, conociendo todos los lados que nos componen.

Dentro de las clases, existen además una cantidad de posturas básicas que emergieron de entre las primeras 12, pero que luego la creatividad y la integración de distintos estilos hicieron que hoy existan muchísimas asanas y variantes para cada una de ellas.

Por eso, mi enseñanza a mis alumnos es buscar hacer la postura lo mejor que se pueda hoy, adaptándola a cada persona, con auxiliares, con variaciones, pero principalmente, sintiendo a esa postura. Una asana no tiene que ser vacía, puede demostrar una perfecta alineación para la foto pero estar vacía de contenido y ese contenido, esa vida, se lo da la respiración plena, la concentración, lo que va sucediendo en ese instante, desde adentro hacia afuera. A veces hay posturas simples que están llenas de contenido; eso es una postura. Lo otro es un movimiento físico, que no está mal, pero que no es Yoga.

[También te puede interesar: Secuencia de asanas Gato-Vaca: movimiento y conexión]

El placer de dar

La enseñanza me deja placer y más aprendizaje, porque todos los días, al dar una clase aprendés de la reacción de los otros, de sus acciones, de sus preguntas. Me estimula y doy gracias de hacer y vivir de lo que me gusta, ése es mi Dharma. Creo que vine a este mundo a enseñar, no sólo con lo que estudié y aún estudio, sino con mi propia vida. Además, me reconozco en una actitud de aprendizaje constante, siempre siento que tengo que ser alumna y no tiene que ver con sentir que me falta algo, sino con sentir que todavía hay más por aprender, siempre hay más por aprender.

En el intercambio vincular uno da y recibe, es un constante ir y volver, dar y recibir, entregar, entregarse.

La experiencia me hizo descubrir que dentro de las clases, la música, las canciones (no sólo los mantras), los colores, el humor, las risas, el baile, van cambiando el estado de ánimo. Porque cuando nuestro estado de ánimo no es el óptimo nos podemos enfermar de muchas cosas que no se reflejan en análisis, como el aburrimiento, la ira, la infelicidad, la intolerancia, la impaciencia, etc. Por eso, cuando escucho las risas de mis alumnos como un mantra dentro del salón, sonrío con el alma.

Puedo decirte entonces, que para hacer Yoga no hacen falta grandes experiencias, ni estados de iluminación, sino estar presente (o al menos intentarlo), aquí y ahora, sintiendo al cuerpo físico, al ir y venir de la respiración, a la mente que poco a poco comienza a calmar su diálogo incesante.

El fin del yoga es el no sufrimiento a través de los estados de plenitud. Eso no quiere decir que la vida va a ser un estado de felicidad permanente, sino que vas a tener más herramientas para volver a lograr estados de plenitud cuando por distintos motivos de la vida, se pierden.

Por eso, cuando sientas la calidez del dulce hogar que vive dentro tuyo, será el momento de sentirte en casa y será más sencilla, posible y feliz la relación con vos mismo y con los demás.

Nos llena de satisfacción que hayas llegado hasta aquí. Si el artículo te fue de utilidad y crees que puede ayudar a otras personas, no dudes en compartirlo. También, te invitamos a dejar un comentario y así enriquecer nuestra experiencia y la de todos los lectores de Relajemos.com. ¡Namaste!

De mi corazón a tu corazón, te invito a ser parte del mundo del Yoga.

“El Yoga también es usar jeans”: cómo hacer del yoga una filosofía de vida cotidiana
5 (100%) 1 voto

Norma Fol

Norma Fol nació en Buenos Aires, Argentina, en noviembre de 1956.
Apasionada por la actividad física y la vida sana, comenzó desde muy joven con el compromiso de aprender, perfeccionarse y enseñar.
Inició sus actividades profesionales en 1982 como profesora de gimnasia y jazz. Luego de varios años transitando caminos paralelos obtuvo los diplomas de profesora de yoga integral y Yogaterapia.
Discípula directa de Mataji Indra Devi desde el año 1988 hasta su muerte, continuó recorriendo el mundo del Yoga en instituciones como la Federiación Argentina de Yoga, entre otros maestros y otras escuelas. La práctica y enseñanza hicieron que alcanzara el grado de yogacharini o maestra de yoga.
Entre otros estudios y perfeccionamientos, orientó su vocación hacia el trabajo holístico y la psicología del Yoga.
Buscando interiorizarse aún más en lo que a la anatomía respecta, realizó la certificación en GPG (Gimnasia postural global y stretching global activo) y la Técnica corporal Hipopresiva.
Desde 1984 es directora y fundadora del Centro de Gimnasia y Yoga Norma Fol.
En 2011 publicó su primer libro: “Vi un centro de Yoga y entré” (Editorial Dunken), donde cuenta por qué el Yoga significó un antes y un después en su vida.
Durante 2015, en su viajó a Europa, visitó al profesor Ramiro Calle en su escuela de Madrid, disfrutando de meditaciones y charlas compartidas.
Estrechó vínculos, compartió clases y nutritivas experiencias en el Centro Sivananda de Yoga Vedanda en París y en diferentes escuelas de Ashtanga y Bikram Yoga en Roma y Barcelona.
A finales de 2015, presentó su segundo libro: “Sin prisa” (Editorial Libris), celebrando los treinta años del Centro Norma Fol. Historias, anécdotas, citas y reflexiones en textos breves que proponen hacer fácil el mundo de lo difícil. A éstos se suman las cartas de alumnos que aportan, desde diversas miradas, qué significó el yoga en la vida de cada uno según las propias experiencias, Sin prisa pero sin pausa, hacia una vida más feliz.
En marzo de 2016 se le fue otorgado a través de Yoga Alliance International, un diploma certificado de la India como “Maestra de Yoga” por su amplio conocimiento de la filosofía, la anatomía, la psicología, los métodos de enseñanza y diferentes estilos de yoga.
Durante el mes de octubre, se encontrará recorriendo India, junto a un grupo de alumnos y otras tres reconocidas escuelas, en un retiro que propone transitar el camino de las raíces del Yoga.

9 comentarios

  • Hermoso articulo, asi me siento desde que inicie mi recorrido por yoga y meditacion. Cada segundo soy conciente de mi estado y de como mi mente se agita, y agradezco saber que la respiracion puede calmarme y volverme al aqui y ahora. No es facil, pero es un ejercicio diario Gracias.

  • El artículo me ha parecido muy bello, porque te alienta a seguir la práctica, no sólo buscando una bella asana a la vista, sino una interiorización a los sentimientos y pensamientos para unificarnos con el mundo exterior…
    Agradezco por compartir sus vivencias y aseguro que seguiré practicando..

  • Muy bello el artículo, para mi el yoga también es una filosofia se vida. Que bueno la manera en la que explica todo. Gracias.

  • Me gusta mucho ,ésta pag. de YOGA, a la cual quiero seguir. Estaré atenta. Practico la técnica hace unos cuantos años. Quiero mejorar en mi conocimiento integral

  • Excelente articulo. Felicitaciones desde Uruguay. Me encantaria conocer a Norma Fol. Estoy finalizando instructorado de yoga integral con la UAPPY de Entre Rios. Y es un maravilloso camino sin retorno y sin final. Mucho para aprender. Muchas muchas gracias por tan hermoso articulo. Seria fantastico conocerla. Abrazos.

  • Yo empecé a ir a las clases porq como dice Norma llegamos con la carta de presentación mostrando nuestras enfermedades en mi caso diabetes. Pero con el tiempo me a gustado mucho y de echo la mayoría de tiempo se me olvida la misma enfermedad!!! Me a dado tranquilidad en todos los sentidos. Gracias por sus palabras Norma !!

  • Muchas gracias Norma por tu entrega tan sincera y valiosa, por acercarnos de un modo simple y abierto a ese amplio universo de experimentar el yoga desde y con el cuerpo, la mente y el espíritu para mejorarnos, mejorar nuestros vínculos con los demás y el mundo viviente con el que nos relacionamos constantemente. Namaste <3

Recibe lo mejor de Relajemos.com en tu e-mail!

Clases en línea de yoga, meditación y bienestar