Cómo el yoga se convirtió en mi herramienta para acompañar la maternidad

Eugenia Uranga: yoga y maternidad

Mi conexión con el yoga empezó a mis 20 años mientras trabajaba como Vestuarista de televisión, Profesión que ejercí y disfruté mucho.

Durante ese período, las clases de yoga se colaban de manera intermitente en mis días. Eran un bálsamo frente a un trabajo con tanta adrenalina y creatividad.

Pero luego del nacimiento de mi primer varón, Santino, atravesé una etapa de mucha desconexión y estrés. Seguía sintiendo dolor varios meses después del parto, por una gran episiotomía. Haciendo malabares con mi trabajo y sostenida por un gran marido, necesité volver a yoga.

Una gran Maestra apareció en el momento justo y me guió clase tras clase. Me fui fortaleciendo física, emocional y mentalmente, equilibrándome, conectándome con mi energía vital, pudiendo soltar “patrones viejos” y eligiendo nuevos, tomando decisiones positivas para mí. Volví a confiar en mi intuición, escuchando mi voz con mayor claridad, conectándome con mi fuerza femenina y creadora. El yoga me volvió a mí.

De corazón, esperamos que este artículo te sea de ayuda. Después de terminar la lectura, podrás dejar un comentario con tu propia experiencia en este tema. ¡Sortearemos un yoga mat entre todos los lectores que compartan sus experiencias!

Eugenia Uranga

La maternidad como posibilidad de comenzar de nuevo

Siempre intuí que cuando tuviera mi familia iba a realizar un cambio y armar un proyecto más genuino, más propio. No pasaron muchos meses y tuve la visión de que ése era el momento de cerrar un ciclo contenta y abrir uno nuevo.

Así que con mucho amor dejé el canal de televisión y me enfoqué en prepararme. Me formé con mi Maestra en Yôga Antiguo Swásthya.

[También te puede interesar: Yoga para embarazadas: Beneficios, posturas y cuidados]

Clases en línea de yoga, meditación y más

Nuevos desafíos

En la pérdida del segundo embarazo, el yoga me guió con sus herramientas para conectarme con mi instinto femenino y atravesarlo de forma natural.

Con alegría, mi segundo varón, Theo, llegó rápidamente, y la fuerza del embarazo me ayudó a hacer una certificación como Health Coach en el Institute for Integrative Nutrition incorporando una mirada más integral. El curso Vision de Meredith rom y the class by Taryn toomey fueron de gran movilización e inspiración.

Eugenia Uranga

Mi propia maestra

Estos últimos años han sido los más transformadores para mí. Mi formación y proceso como Maestra fueron y son atravesados por la Maternidad y la crianza de niños pequeños, “mis ninjas”.

Aprendo todos los días a ser más flexible, creativa ante los obstáculos y paciente, muy paciente. El ser emprendedora y manejar mis tiempos es, y sigue siendo, la mejor de las ventajas. Los niños chiquitos se enferman, surgen contratiempos y poder tener mayor flexibilidad es clave. Mis hijos tienen 5 y 1 1/2 años; quiero darles presencia y que también sientan y vean a una mamá que es feliz con lo que hace.

Mis hijos ven esto de una manera muy natural. Saben que su mamá es Maestra de yoga, pero cuando estoy con ellos soy su mamá y comparto su vida.

Creo que las herramientas del yoga se van transmitiendo muy sutilmente, en cómo me expreso, cómo los guío, enseñándoles a tranquilizarse respirando suave, con alguna reflexión que hacemos juntos. Me gusta que me vean bien, natural, presente, sin misticismos y real.

Eugenia Uranga- profesora

Los frutos

Con todo este hermoso caos mi visión se agudizó y mi proyecto empezó a tomar forma: ¡puede crear un espacio bello y suave para mujeres reales en la ciudad! Allí se brinden clases y proyectos que ayuden a restablecer la energía vital, fortalecerse, liberarse a través del movimiento, conectándose con lo intuitivo, recuperando la armonía y la voz propia, para que sea puente para la propia conexión y el autoconocimiento.

Nos llena de satisfacción que hayas llegado hasta aquí. Si el artículo te fue de utilidad y crees que puede ayudar a otras personas, no dudes en compartirlo. También, te invitamos a dejar un comentario y así enriquecer nuestra experiencia y la de todos los lectores de Relajemos.com. ¡Namaste!

Mi consejo es que siempre hay tiempo para animarse a cambiar, a seguir formándose. La maternidad potencia no estanca. Es muy importante estar contenta como mujer y el Yoga nos da ese espacio para escucharnos, vernos y, desde ahí, guiarnos, ayudarnos, y elegir mejor. Nos da herramientas para atravesar períodos más intensos; nos ayuda a tener mayor perspectiva y ecuanimidad para saber que todo se va transformando, y fluyendo hacia donde tiene que ir.

Cómo el yoga se convirtió en mi herramienta para acompañar la maternidad
4.8 (95%) 8 votos

Eugenia Uranga

Soy Euge Uranga, tengo 41 años y 2 hijos pequeños Santino y Theo.
Soy Maestra de yôga y Health Coach.
Tengo mi espacio para mujeres: yôga & self care en Villa Crespo, CABA.

3 comentarios

  • Hermosa reflexíon, el yoga y la maternidad van de la mano, ambas estan en mi camino hace más de 12 años y una se ha apoyado en la otra, las dos me han hecho mejor mujer, agradecida de corazón

  • Hermosas palabras, conoci el yoga a partir del nacimiento de mi hija ,la practica es maravillosa y a sabido acompañarme en todos estos años. Hoy ya 19. Tuve y tengo hoy grandes maestros.

Recibe lo mejor de Relajemos.com en tu e-mail!

Clases en línea de yoga, meditación y bienestar