Yoga para mejorar la digestión: 5 posturas para potenciar tu metabolismo

Apanasana
Yoga para mejorar la digestión: 5 posturas para potenciar tu metabolismo
¿Qué te ha parecido este artículo?

Ya sea por culpa de una comida muy pesada, de los excesos cometidos en fiestas o fechas especiales, o algún problema de tipo crónico, todos hemos sufrido de indigestión de tanto en tanto. Sus síntomas no son para nada agradables: la digestión lenta o desbalanceada hace que nos sintamos hinchados, pesados, letárgicos. Se trata de un problema sumamente molesto y, en algunos casos, hasta doloroso.

Afortunadamente, existen posturas y ejercicios que pueden brindarnos una solución alternativa para este malestar.

La digestión y el yoga

Muchas tradiciones de medicina alternativa, como la medicina china y el Ayurveda, consideran la digestión como la piedra fundacional de la salud del organismo. Una mejor digestión es sinónimo de más energía, de un cuerpo más sano y vigoroso. Por lo tanto, sabemos que se trata de una preocupación milenaria del hombre. El metabolismo se encarga de descomponer la materia de los alimentos y transformarlo en la energía que las células necesitan.

De corazón, esperamos que este artículo te sea de ayuda. Si crees que puede ser de utilidad a otras personas, no dudes en compartirlo. Después de terminar la lectura, te invitamos a dejar un comentario con tu propia experiencia. ¡Sortearemos un yoga mat entre todos los lectores que comenten!

Así que no ha de sorprendernos que uno de los grandes beneficios físicos que nos brinda la práctica de yoga es el de ayudarnos a liberar toxinas y limpiar nuestro sistema, estimulando y ayudando al sistema digestivo para cumplir sus funciones.

Esto se da de varias maneras. Por un lado, la combinación de asanas con una respiración rítmica y profunda ayuda a que ingrese mayor cantidad de aire puro, vital para rejuvenecer y limpiar todo aquel residuo tóxico proveniente de un estilo de vida poco saludable, de una mala alimentación. etc.

Además, el metabolismo está muy ligado al sistema nervioso. Habrás escuchado alguna vez sobre la importancia de sentarse para comer y hacerlo a consciencia, sin discutir asuntos de trabajo, por ejemplo. El yoga nos ayuda a bajar a la tierra, a estar más presentes al momento de ingerir nuestra comida, permitiendo un mejor registro de lo que consumimos y ayudando a que el alimento sea procesado.

Posturas de yoga para una mejor digestión

Si bien no es recomendable practicar yoga justo después de comer, particularmente si se trata de una comida abundante y/o pesada, los síntomas de malestar no suelen presentarse hasta después de unas horas. Entonces puedes practicar una pequeña secuencia, de unos 15 minutos, que te ayudará a superar la indigstión.

Una combinación de posturas restaurativas en el piso, y algunas un poco más exigentes, forman la rutina ideal para potenciar el sistema digestivo y ayudar al organismo a superar los excesos.

Malasana

Malasana
Malasana

El beneficio más reconocido de Malasana es, por supuesto, el de favorecer la apertura de las caderas. También nos ayuda a fortalecer las piernas, trabajar el equilibrio, aportar elognación a tobillos y torso, etc.

Sin embargo, lo que viene al caso el día de hoy es su excelente función como activadora del sistema digestivo, particularmente del colon, colaborando de esta forma con la eliminación de toxinas y desechos. Es una de las posturas más recomendadas para estos casos, ya que coloca el cuerpo en la posición ideal para alinearse y prepararse para desechar con facilidad todo aquello que no necesita.

La Postura de Cuclillas, o de la Rana, como también se las conoce, es habitual y bastante natural en muchas culturas. Para los occidentales, sin embargo, puede resultar un poco incómoda por falta de costumbre. Practica con constancia y verás como va perdiendo el factor de incomodidad. Ponte de cuclillas, tratando de que los talones no se despeguen del suelo. Si esto último te resulta muy dificil, puedes colocar una manta doblada por debajo.

Navasana

Navasana, la postura del bote

Navasana, la Postura del Bote, es una de las posturas más esenciales a la hora de trabajar la zona del centro de nuestro cuerpo. Y, por supuesto, los beneficios no son sólo para los músculos (que claro que se tonifican y ganan fuerza con el tiempo), sino que llegan más profundo.

Gran parte del aparto digestivo se encuentra en esta zona del cuerpo, por lo que se trata de una postura perfecta para activar y regularizar las funciones del hígado, estómago, intestinos, etc.

Para realizarla, siéntate con las piernas flexionadas, apoyando las plantas de los pies sobre tu mat. Busca una postura erguida, con la espalda neutra, y asegpurate de mantenerla, sin curvar la columna en ningún momento. Reclínate ligeramente hacia atrás, buscando el equilibrio sobre tus isquiones. Lentamente, comienza a despegar los pies del suelo, elevando las piernas hasta formar un ángulo de unos 45 grados, y coloca tus pantorrillas paralelas al mat.

Una vez encontrado el equilibrio, puedes tratar de estirar las piernas, pero recuerda: si tu postura empieza a modificarse, eso quiere decir que no estás listo para dar este paso. ¡No te preocupes! Con constancia lograrás hacerlo. Puede que te falte tonificar el área abdominal, para lo cual te recomendamos estas posturas.

Por último, estira los brazos a los lados del cuerpo, aunque si lo necesitas también puedes mantenerlos en el piso para mayor estabilidad, o bajo tus muslos, para mayor soporte.

Paschimottanasana

Paschimottasana, la postura de la Pinza
Paschimottasana, la postura de la Pinza

Además de ayudarnos a mantener una columna saludable, ayudándonos a elongar, Paschimottanasana es una excelente postura para activar el sistema digestivo, ya que potencia el flujo de sangre hacia esa zona, y promueve la producción de jugos gástricos.

Para hacer la Postura de la Pinza, simplemente siéntate en Dandasana, con la espalda bien erguida y apoyándote sobre tus isquiones. Puedes utilizar una manta doblada o algún otro soporte bajo tus glúteos si estás corto de elongación. Inhala y siente cómo te elevas hacia arriba desde la tapa de la cabeza, permitiendo a la columna extenderse totalmente. Luego exhala y comienza a inclinarte hacia adelante, iniciando el movimiento desde las caderas, no desde la cintura. Si llegas, tómate de los pies. Si no, puedes utilizar una banda elástica para sujetart las plantas de los pies, o simplemente dejar que tus brazos se deslicen por el suelo.

Para una guía más completa de Paschimottanasana, con todos sus beneficios, variaciones, y consejos, puedes hacer clic aquí.

Adho Mukha Svanasana

Adho Mukha Postura de Yoga
Adho Mukha Postura de Yoga

Adho Mukha Svanasana es una de las posturas más reconocidas del yoga. Su nombre significa “Postura del Perro Cabeza Abajo”, ya que al realizarla, imitamos la inclinación hacía adelante un perro.

Se trata de una pose integral, sumamente beneficiosa para el cuerpo en su totalidad ya que lo rejuvenece y la brinda energía. Sin embargo, un beneficio que quizás no se le atribuye lo suficiente, es el de ayudarnos a combatir la indigestión y sus síntomas: hinchazón, dolor de estómago, nausea, etc. También es recomendable practicarla a primera hora de la mañana, con el estómago vacío, para activar el metabolismo. Puedes hacerla como parte de un Saludo al Sol.

Para practicar Adho Mukha Svanasana, colócate en cuatro patas, sobre manos y rodillas. En todo momento, asegúrate de mantener las manos firmemente apoyadas en el suelo, con los dedos bien estirados y apuntando hacia adelante. Busca girar los hombros hacia adelante, manteniendo los brazos rectos, y separa los pies a la altura de tus caderas. Exhala y comienza a llevar las caderas hacia atrás y el vientre hacia arriba, tratando de mantener los talones apoyados y buscando la forma de “V” invertida. Si te resulta muy incómodo, puedes comenzar a practicarla manteniendo las rodillas ligeramente flexionadas.

La Postura del Perro Cabeza Abajo es sumamente rica y más compleja de lo que puede parecer a simple vista. Te invitamos a leer nuestra guía completa sobre esta maravillosa asana aquí.

Apanasana

Apanasana
Apanasana

Recomendamos terminar la secuencia con Apanasana, una de las mejores posturas para desintoxicar el cuerpo. No por nada es un antiguo remedio casero: la Postura de Rodillas al Pecho nos coloca en la posición ideal para liberar gases, una de las principales molestias que puede causar el malestar digestivo.

Se trata de una pose muy fácil de realizar: quédate recostado sobre tu espalda, con los pies apoyados en el piso. Coloca tus manos sobre tus rodillas y utilízalas como ayuda para llevar las rodillas al pecho durante una exhalación. Haz el movimiento lenta y deliberadamente. Luego, puedes llevar las manos al estómago y respirar profundamente, sintiéndo cómo se eleva con cada inhalación.

También puedes dejar las manos sobre las rodillas y ejercer presión suavemente para ayudar al movimiento del sistema digestivo. Cierra los ojos y escucha a tu cuerpo.

Nos llena de satisfacción que hayas llegado hasta aquí. Si el artículo te fue de utilidad y crees que puede ayudar a otras personas, no dudes en compartirlo. También, te invitamos a dejar un comentario y así enriquecer nuestra experiencia y la de todos los lectores de Relajemos.com. ¡Namaste!

3 comentarios

Recibe lo mejor de Relajemos.com en tu e-mail!