Yoga para la Tercera Edad

Yoga para la Tercera Edad

A medida que pasan los años, el cuerpo comienza a perder movilidad, a quejarse; surgen dolores y molestias, y puede parecer casi imposible mantenerse en movimiento. Sin embargo, eso es justamente lo que necesitas para mantener un cuerpo más joven, prevenir lesiones y torceduras, estar preparado ante posibles caídas, y mejorar nuestra calidad de vida en general.

No hay mejor alternativa que el Yoga para la Tercera Edad, ya que se trata de una disciplina suave, y totalmente adaptable a las aptitudes físicas y condiciones de cada practicante. De la mano de nuestra autora invitada, Mónica Seoane, te invitamos a descubrir los beneficios físicos, emocionales y esperiturales, de iniciarse en el hermoso camino del yoga, incluso entrados en la tercera edad.

Nunca es tarde

Nunca es demasiado tarde para acercarse al Yoga. Esta etapa de la vida puede ser verdaderamente una época de oro, donde la persona mayor tiene tiempo libre para dedicárselo a si mismo tanto física como espiritualmente.

De corazón, esperamos que este artículo te sea de ayuda. Si crees que puede ser de utilidad a otras personas, no dudes en compartirlo. Después de terminar la lectura, te invitamos a dejar un comentario con tu propia experiencia. ¡Sortearemos un yoga mat entre todos los lectores que comenten!

Por supuesto que tendrá otras necesidades y posturas adecuadas al estado físico de cada uno, dependiendo esto de si realizó antes algún deporte o disciplina física o continúa su camino amoroso e inagotable del Yoga.

Después de una visita al médico y con su apto físico con las indicaciones de qué puede hacer o no, el profesor o maestro evaluará que posturas y que grado de dificultad serán las convenientes para el alumno.

Lo que se busca es que la persona se mantenga ágil, flexible, mejore su postura y se fortalezca tanto física como espiritualmente. Los ejercicios de relajación, respiración y meditación activan la memoria disminuyendo el sentimiento de envejecimiento, dando mayor bienestar, confianza en si mismo y una visión mas positiva de la vida
desbloqueando energías estancadas repercutiendo en su salud y su vida social.

Clases en línea de yoga, meditación y más

Pertenecer a un grupo que se acompaña, comprende y apoya compartiendo la sabiduría que dan los años y conectando con inquietudes y realidades comunes en ésta etapa.

El Yoga es un camino personal e interno donde cada uno transita sus posibilidades sin compararse con los otros. Sintiendo la alegría de lograr cada paso y en cada paso aceptarse, reconocerse y amarse tal cual es.

Espacio y elementos

El espacio debería ser el más seguro y cómodo para que la persona disfrute de la actividad y pueda llevarla a cabo lo mejor posible. Un espacio aireado, por qué no al aire libre cuando el clima lo acompañe, con posibilidad de calefaccionar en la época de frío.

Colchonetas, almohadones chicos y grandes, para acomodar el cuerpo en el piso evitando dolores y calambres, mantas o ropa de abrigo para llevar a cabo una buena relajación y meditación y no nos distraiga el frío. Cintas para ayudar en los estiramientos, sillas fuertes y seguras para realizar clases completas usándolas de apoyo o en casos donde esté el alumno imposibilitado de ir a la colchoneta. Música agradable, una voz suave para dar indicaciones y guiar en una relajación y mucha conciencia, compromiso y amor por parte del profesor. Más sobre accesorios para la práctica de yoga.

Beneficios y contraindicaciones

El Yoga es para todos: sanos, enfermos, gente mayor, niños, discapacitados físicos y con capacidades especiales, porque se adapta a las necesidades de cada persona. Y aquí es muy importante la mirada del profesor y la conciencia interna de la persona.

Los beneficios son muchos y en muchos niveles, tomando conciencia de la unidad que existe entre cuerpo, mente y espíritu.

Flexibilidad y tonicidad muscular

Para las personas mayores es una actividad con muchos beneficios por sus movimientos suaves que se adecuan a las posibilidades físicas de cada uno sin sobrepasar nunca los límites. Con el paso de los años perdemos tono muscular y nuestros huesos se vuelven más frágiles, nuestras articulaciones se vuelven más rígidas.

Con las asanas o posturas de Yoga aumentamos la flexibilidad y fortalecemos el cuerpo, previniendo lesiones como torceduras, distensiones, desgarros, etc. y estamos mas preparados en caso de golpes y caídas. Activamos nuestra sangre y nuestra energía física. Con los ejercicios de respiración o Pranayama desarrollamos nuestra capacidad
respiratoria, mantenemos el estado de calma y estabilidad emocional. Con la meditación aquietamos nuestra mente encontrando armonía interior.

Mejora el equilibrio y la postura

Es muy importante mantener una actividad física siempre pero mas aún en esta etapa de la vida donde el cuerpo va perdiendo motricidad, fuerza y equilibrio. El Yoga brinda autonomía de movimiento, estabilidad y seguridad física para manejarse en la vida cotidiana.

Sueño

Las personas mayores suelen tener dificultades para conciliar el sueño y para permanecer dormidos. Pueden sufrir insomnios de corto o largo plazo. Estos pueden estar producidos por enfermedades, dolores, medicamentos, estrés por una situación emocional o por el conjunto de todos ellos. El Yoga a través de las asanas para disminuir la tensión muscular, la relajación y una recuperación de una correcta respiración, puede ayudar a reconciliar el sueño, mejorando el buen estado anímico. Ver: Rutina de yoga para dormir mejor.

Disminuye dolores crónicos

Enfermedades como artritis, artrosis, dolores reumáticos, inflamación de las articulaciones, vencimiento de la columna vertebral por desgaste y mala postura suelen producir dolores en esta etapa condicionando el movimiento e inmovilizando cada vez mas a la persona. Se lubrican las articulaciones dando mas movimiento general al
cuerpo, haciendo mas llevadera la vida cotidiana y sacando a la persona del sedentarismo.

Hipertensión

La presión sanguínea puede ser elevada por diversos factores como dieta, peso, predisposición genética. Las personas mayores tienden a sufrir de estas causas que pueden producir enfermedades cardiovasculares, cerebrovasculares y renales. Distintos estudios han demostrado que la práctica periódica de clases de Yoga y la respiración lenta y conciente ayuda a controlar la presión sanguínea.

Sociales

Muy importante es mantenerse conectado con otras personas, a falta de vínculos que se van perdiendo por el fluir natural de la vida. Compartiendo lugares y actividades para no caer en la frustración, soledad, sedentarismo, ansiedad, conformismo físico y/o emocional. El Yoga les brinda un espacio de autoconfianza, alegría, compañerismo  donde aliviar las molestias y preocupaciones dándole espacio a nuevos planos como el de la espiritualidad.

Respiración

El Yoga nos enseña mediante el Pranayama la importancia de mantener una respiración profunda y completa que nos oxigena y revitaliza los órganos internos y sus funciones. Previene y ayuda en la obstrucción de las vías aéreas, evitando la rigidez de la caja torácica y por lo tanto de los pulmones.

Contraindicaciones

Lo primero es consultar con el médico sobre la intención de practicar Yoga y que el profesional indique si puede o no hacerlo, y si asi fuera, qué cosas puede o no puede realizar de acuerdo a su estado físico y afección si la tuviera.

A veces la edad biológica no condice con la edad cronológica y se puede ser joven y sentirse viejo o se adulto mayor y estar espléndido.

La premisa es no dañarse, no llevar el ejercicio al límite exijido y siempre escuchar nuestro cuerpo. Paso a paso, con pequeños logros y si un día puedo menos me respeto.

Nos llena de satisfacción que hayas llegado hasta aquí. Si el artículo te fue de utilidad y crees que puede ayudar a otras personas, no dudes en compartirlo. También, te invitamos a dejar un comentario y así enriquecer nuestra experiencia y la de todos los lectores de Relajemos.com. ¡Namaste!

El profesor debe evitar asanas muy exijidas sobre articulaciones de manos, hombros, codos, asanas invertidas y de equilibrio con cambio de plano sobre los pies. Tener siempre en cuenta cualquier enfermedad que pueda padecer la persona: diabetes, artritis, artrosis, problemas de corazón, pinzamientos de discos vertebrales, etc. La clase debe ser suave y progresiva respetando los tiempos de cada grupo.

Yoga para la Tercera Edad
4.3 (85.26%) 19 votos

Mónica Seoane

Profesora Superior de Gimnasia- Master en Yoga
Gimnasia y Yoga para embarazadas. IPEF
Facilitadora de la Técnica de Memoria Celular
Actualmente dicta Clases de Yoga en Nuñez. Contacto: +54 9 11 5607-5556

9 comentarios

  • Excelente artículo sobre el yoga para la tercera edad hoy muchos instructores evitan trabajar con personas mayores por la falta de movilidad pero es cuando más se necesita

    • ¡Muchas gracias, Rachel! Por supuesto, al llegar a la tercera edad son otros los cuidados y consideraciones, por lo que es importante que quien guía esté bien instruído y pueda diseñar bien las clases para asegurar beneficios y no lesiones. Namaste.

  • Muy buena la información sobre el horas en la tercera edad.Eso estoy haciendo pero aún no logra bajar al piso. Seguiré despacio y paso a paso respetando mis tiempos y mis limitaciones.
    Muchas gracias por la guía.

    • ¡Hola Mónica! Tal como dices, paciencia, amor, y respeto por el propio cuerpo. Gracias por compartir con nosotros 🙂

  • Me encanta esta nota!
    Excelente!
    Mi experiencia personal con el yoga se debio a una lesion en mi rodilla, que requeria de una protesis, y busque todas los tratamientos alternativos posibles debido a que en ese momento tenia 50 años, no puedo hacer ninguna actividad fisica que tenga inpacto, comence hacer yoga y a pesar que no puedo hacer ciertas posturas, recupere mi bienestar fisico y emocional.

    • ¡Hola Elida! Gracias por compartir tu experiencia y ayudarnos a probar que el yoga es para todos. Nos alegra que hayas podido mejorar tu calidad de vida.

  • Que lindo saber que hay muchos como Mónica que lo están intentando y ponen de si lo mejor para mejorar. Felicitaciones! Es muy importante escuchar el cuerpo por fuera y el alma por dentro. Ese es limite para seguir adelante con las clases de Yoga. Es para mantenerte vital y en movimiento no para hacer una actividad acrobática. Es para sentirte feliz! Si, es cierto que no todos estamos preparados para acompañar a los mayores y es importante darnos cuenta si el profesor adecuado. Como dije antes escuchemos nuestro cuerpo por fuera ( si no me están cuidando, si me insisten en los ejercicios a los cuales me cuesta llegar, si me ofrecen asanas alternativas para mejorar, etc.) y nuestra alma por dentro ( estoy bien, feliz en este lugar, mi profe me inspira, me alienta? Tiene paciencia? Inspira mis ganas de regresar la próxima.clase?).
    Ojala que encuentres tu lugar
    Namaste
    Mónica Seoane (Prof.Yoga)

Se parte de Relajemos.com!


Clases en línea de yoga, meditación y bienestar