Cómo empezar a meditar

Guía para empezar a meditar

La decisión de empezar a meditar es cuestión de un segundo, cuando nos sintamos listos para entrar en este mundo, no habrá más que informarnos, encontrar un horario donde tengamos la tranquilidad para hacernos y un lugar donde consideremos que no seamos interrumpidos. Cualquier momento es apto para meditar, siempre y cuando estemos deseosos de hacerlo y nuestra mente lista y fuera de cualquier tipo de prejuicios.

Empezar a meditar cuesta solo una decisión, deseo y predisposición. Nuestra cultura occidental cada vez incorpora más elementos a nuestro alcance para que todo se nos desenvuelva más fácil: material de práctica, de lectura, espacios de práctica, charlas públicas y más.

Meditación en un minuto

Queremos comenzar el artículo con un video corto y sencillo que te demostrará que empezar a meditar puede llevar mucho menos tiempo del que imaginas. Con tan solo 1 minuto cada día ya podremos introducirnos en este mundo con tantos beneficios. ¡Ojalá lo disfruten!

Primeros pasos en la meditación

Te acompañaremos e intentaremos guiarte en esta aventura, despejando todas las dudas que tengas e intentando tocar todos los enfoques que surgen comúnmente a todos los iniciados.

Meditación para principiantes

Animate a la meditación para principiantes. Luego, vas a poder meditar en cualquier momento y lugar
Animate a la meditación para principiantes. Luego, vas a poder meditar en cualquier momento y lugar

La meditación es una práctica de origen oriental, cada vez más aceptada en nuestra cultura occidental, apuntada plenamente a nuestro bienestar físico y mental. Muchas son las personas que cada vez más desean ingresar en este mundo lleno de beneficios y consciencia plena sobre nuestro cuerpo. Es importante registrar y respetar que al principio puede parecernos, como todo, un mundo nuevo y para adaptarnos habrá que tener paciencia. Seguramente al principio ya empecemos a notar mejorías y más si tenemos en cuenta ciertos consejos propios del principio.

Meditación guiada para principiantes

Gracias a que la comunidad dentro de la meditación aumenta día a día, muchos expertos se ofrecen a compartir su experiencia dentro de la red y graban meditaciones guiadas ideales para que los practicantes puedan poco a poco iniciarse en la experiencia de la meditación.

Errores comunes de principiantes en la meditación

Si bien para poder meditar como principiante, no son muchos los recaudos necesarios más que la simpleza de estar en calma y cómodos, te contamos los errores más frecuentes para que puedas evitarlos y vivir la experiencia al máximo.

Clases en línea de yoga, meditación y más
  1. Meditar en estados de estrés o nervios. La meditación es una práctica que tiene como herramienta principal nuestra mente y hacernos a nosotros los dueños de ella. Esto significa que tiene mucha importancia nuestra condición mental al momento de meditar. Si estamos en un estado de nerviosismo intenso o muy estresados, poder conectar con nosotros mismos puede llegar a resultar muy complicado, por lo que se aconseja que, previamente evaluemos.
  2. Meditación en tiempo prolongado. A veces, sobre todo siendo recién iniciados, no es necesario forzarnos a llevar una meditación de largo tiempo cuando lo realmente importante es conectar desde el lugar de la calidad. Muchas veces, una meditación intensa pero de poco tiempo puede resultar más efectiva que aquellas muy extensas.
  3. Meditar en una posición incómoda o rígida. Es frecuente que en nuestro imaginario se asocie una postura básica o única para la meditación, como la de Buda: la deidad dentro del budismo. Lo cierto es que, el punto preponderante relacionado con la meditación es que nosotros nos sintamos cómodos y estemos relajados.
  4. Meditar con dolores físicos. A veces, las dolencias físicas fuertes pueden interrumpir la concentración necesaria para practicar meditación. Meditar exige mucho de nuestra predisposición y concentración y si nuestra atención está puesta sobre algún malestar, va a resultar muy difícil llevar a cabo el proceso.
  5. Meditar siguiendo las indicaciones estrictamente. Muchas veces, nuestro cuerpo no puede seguir a rajatabla aquellos pasos o indicaciones que la meditación propone. No tiene que ser una preocupación central que no podamos seguir algunos pasos o no podamos avanzar. Es difícil sentirnos forzados en un proceso que reclama lo más natural de nosotros mismos.
  6. No identificar el mejor método que se adapte a ti. Por ser una práctica ancestral, a lo largo del tiempo, se han ido ramificando distintos tipos y técnicas de meditación con la misma base pero distintos enfoques. Como cada cuerpo es un mundo, no todos los métodos pueden sentarnos de igual manera, solo se trata de tomarnos un tiempo para relajarnos, probar y explorar. Explora diferentes opciones, como Trataka, la meditación con vela, que te ayuda a concentrar tu atención.
  7. No practicar demasiado. Siempre cuando comenzamos algo, el período de adaptación es lo más importante y de nuestra constancia depende el éxito que alcancemos. Si logramos reservar un momento de nuestro día dentro de nuestra cotidianeidad, se volverá más fácil como un hábito o rutina que nos beneficiará.
  8. Meditar después de una gran comida. Para poder llevar a cabo la meditación de una manera óptima, es conveniente que no sea luego de haber comido demasiado, ya que toda la atención que necesitaremos estará concentrada en los procesos digestivos y no podremos estar al 100%.
  9. La comparación. Un factor común en todas las prácticas es compararnos con el resto de los practicantes. Si están más avanzados o pueden desarrollarse mejor, es algo que no debería de importarnos ni generarnos ansiedad porque nuestro cuerpo puede manejar diferentes tiempos que el del resto.
  10. No escuchar tu cuerpo. El cambio gradual que ejerce la meditación sobre nosotros y nuestro bienestar merece ser escuchado sobre todo si sentimos que algo anda mal tanto para consultar

Consejos para empezar a meditar

Como ya mencionamos anteriormente, es central para empezar hacernos cargo y tomar la decisión, a partir de ahí, los beneficios vendrán por sí solos. Podemos tomar los errores más frecuentes mencionados anteriormente para empezar nuestro camino y descubrir que no somos los únicos que tenemos confusiones e intrigas que nos llevan a practicar la meditación de una manera incorrecta o menos plena.

Elegir el lugar indicado es fundamental para comenzar a meditar
Elegir el lugar indicado es fundamental para comenzar a meditar

El lugar adecuado

Si tenemos la oportunidad de hacerlo, podemos destinar un espacio de nuestra casa exclusivo para nuestras meditaciones. Lo importante es que sea un lugar luminoso, limpio y que lo decoremos según nuestras preferencias para, sobre todo, sentirnos a gusto. Algunas de las ideas principales pueden ser pintar las paredes de colores claros, que no nos perturben en el momento de concentrarnos. Poner elementos relacionados a la filosofía como piedras (elementos relacionados con la sanación), velas, objetos que puedan llenar el espacio de aromas, música específica de relajación.

De corazón, esperamos que este artículo te sea de ayuda. Si crees que puede ser de utilidad a otras personas, no dudes en compartirlo. Después de terminar la lectura, te invitamos a dejar un comentario con tu propia experiencia. ¡Sortearemos un yoga mat entre todos los lectores que comenten!

Aún así, más allá de nuestras recomendaciones, lo importante es que nuestro espacio, únicamente para nosotros mismos, tiene que respetar absolutamente todas nuestras preferencias. Quizá aún así, nos sintamos más cómodos en un ambiente con colores más vibrantes, aromas más penetrantes o más austeros de objetos y elementos. Pero la premisa principal y que no debe olvidarse, es que cada rincón y espacio debe reflejar que está teñido pura y exclusivamente de nuestra creatividad y preferencias para lograr así una sensación de contención y pertenencia.

Si podemos, siempre debemos dedicarle algo de tiempo a este rincón: limpiarlo, acomodarlo y organizarlo. Para nuestra comodidad en el acto de meditación quizá prefiramos un colchón, una colchoneta o un sillón cómodo.

La hora correcta para la meditación

En este respecto, hay muchas opiniones y teorías sobre cuál es el mejor momento para dedicarnos a nuestra rutina de meditación. Por lo general, se recomienda meditar en la mañana o por la noche porque se considera que uno recién está por arrancar sus actividades o acaba de terminarlas. Es bueno aprovechar cualquiera de los dos momentos dependiendo, por supuesto, de cómo es nuestra jornada diaria, con quién compartimos nuestra vivienda y demás. No será lo mismo compartir la casa con una familia numerosa con hijos, que vivir solos. Lo que será por demás importante tener en cuenta es que cualquier tipo de distracción debe ser dejada de lado: silenciar o apagar nuestros celulares, evitar un clima de ruidos que nos permita manejarnos mejor.

Por otro lado, y como rutina, si queremos que la meditación forme parte realmente de nuestra vida, es aconsejable meditar siempre a la misma hora. Y también, ser conscientes de que tanto para el yoga como para la meditación, siempre es de gran ayuda realizarlas unas dos horas después de comer o con el estómago vacío para tener una mejor concentración.

Posturas para meditar

Este es también, uno de los temas más hablados. En la realidad, es que no podemos considerar solo una postura para realizar nuestra meditación diaria, sino que son muchas las que existen. La trascendental o aquella que nos servirá mucho más, es en la que nos sintamos cómodos. Podemos meditar desde sentados en una silla, con las piernas cruzadas sobre una colchoneta o acostados completamente sobre el piso. Cada cual responderá a nuestras preferencias de ese momento o instante y debe ser respetada.

Algunas asanas muy utilizadas para meditar incluyen la Postura del Loto, SavasanaSupta Baddha Konasana y Virasana, pero siéntete libre de explorar y modificar posturas para que funcionen para tí.

Meditación en un minuto

También, para romper con ciertos preconceptos, te recordamos que la meditación puede ser llevada a cualquier lado y que es una filosofía de vida que apaña nuestra sabiduría interior y el poder de control sobre nuestros estados ansiosos y nerviosos.

Para llevar a cabo la meditación en un minuto, es importante, en primer lugar, avisar que nadie nos interrumpa y despegarnos de aquellos objetos que puedan ocasionar una interrupción, pero con alguna alarma que nos pueda servir para marcar la duración del minuto. Debemos sentarnos en una silla cómoda, con los pies sobre el piso y las manos en un lugar cómodo, sueltas. También es importante que nuestra espalda esté recta, no rígida sino cómoda y la cabeza hacia arriba.

Una vez puesta la alarma, cerraremos los ojos y nos guiaremos por nuestra respiración. Es normal que muchos pensamientos se atraviesen en este momento: cosas pendientes, hechos que pasaron durante el día, preocupaciones familiares, entre otros. Cuando estos aparezcan, dependerá de nuestra capacidad interna de poder evadirlos y hacer todavía más hincapié en el ritmo de la respiración. Debemos mantenernos lo más que podamos en este estado. Finalizado el minuto, no debemos volver a repetir durante el día esta práctica, o agregarle más tiempo. La idea de un minuto básico se basa en que cada vez más podamos achicar el tiempo y ser conscientes de que podemos aplicar la meditación a cualquier momento de nuestra vida y controlarnos y sentirnos felices hasta llegar directamente hacia el instante.

Cómo meditar correctamente

Guía para empezar a meditar
Guía para empezar a meditar

Como mencionamos anteriormente, es central utilizar ropa cómoda y dirigirnos a nuestro espacio predilecto. A continuación, te brindaremos un “paso a paso” para aquellos aventureros que desean iniciarse. Te recordamos que, de todos modos, es posible hacerlo acompañados de meditaciones guiadas que apunten a la concentración plena de nuestra mente.

  1. Elegir cuánto tiempo querremos meditar. Este punto es importante sobre todo para no excedernos en un tiempo y delimitarnos. Podemos arrancar por 5 minutos, diez o quince, depende lo que sintamos necesitar.
  2. Estirar nuestro cuerpo, calentar nuestros músculos. Para sentirnos más cómodos y relajados, si estiramos nuestro cuerpo la sensación será total.
  3. Sentarnos en una posición cómoda. Podemos probar con las distitnas variables anteriormente mencionadas, según cuál corresponda a nuestras preferencias.
  4. Cerrar nuestros ojos. Este punto es vital porque es el que nos conecta plenamente con nosotros mismos y colaborará en nuestra abstracción de la realidad y la cotidianeidad que nos sucede.
  5. Seguir nuestra respiración. Inhalar y exhalar continuamente, ayudando a ejercitar nuestros pulmones y todo nuestro aparato respiratorio.
  6. Evadir los pensamientos. Cualquiera sea aquello que nos interrumpa para la concentración plena en nosotros mismos y el aquí y ahora. Rechazar todo aquello que venga del pasado y todo aquello que intente proyectar un futuro.
Nos llena de satisfacción que hayas llegado hasta aquí. Si el artículo te fue de utilidad y crees que puede ayudar a otras personas, no dudes en compartirlo. También, te invitamos a dejar un comentario y así enriquecer nuestra experiencia y la de todos los lectores de Relajemos.com. ¡Namaste!

Estos podríamos llamarlos los pasos básicos, pero existen, también, muchas variables sobre las cuales trabajar. Se puede practicar meditación repitiendo un mantra, visualizando un objeto, caminando, concentrándonos en nuestro cuerpo y visualizando pensamientos o hechos positivos. Todo lo que queramos trabajar puede complementarse asistiendo a clases, informándonos acerca de la filosofía, compartiendo experiencias con personas que también lo practiquen, escuchando meditaciones guiadas. Pero, por sobre todo, intentando enriquecer todo nuestro ser y hacerlo formar parte del presente y los hechos propios del mismo.

Cómo empezar a meditar
5 (100%) 4 votos

51 comentarios

    • Muchas gracias, Roxana! Nos alegra que hayas disfrutado de nuestra pequeña guía para meditar 🙂

  • Excelente artículo! La meditación para mí a cambiado mi vida en más de un aspecto, en verdad que a impulsado mi crecimiento espiritual y me ha ayudado mucho en muchos aspectos… Pero al principio no fué fácil sobretodo porque calmar la mente no es nada sencillo, pero gracias al Kundalini Yoga ???? fuí aprendiendo a controlar aspectos importantes cómo la respiración , con lo que se me hizo más fácil trabajar con mi mente inquieta, la verdad la meditación es maravillosa, porque aprendes de tí mismo cosas que nadie más te puede enseñar ???? un abrazo Sat Nam.

  • De mucha ayuda y facil de entender. Soy muy ansiosa y quiero aprender a controlar ese estado mental. Gracias por compartir sus conocimientos con los que queremos aprender y no tenemos los medios economicos para pagar unas clases de meditacion…

    • Hola Kimberly! Controlar la ansiedad es uno de los grandes beneficios de la meditación 😉 Déjate llevar y confía en el proceso; es totalmente posible hacerlo desde casa. Namaste!

  • muy explicito el articulo , quiero comenzar a meditar y quisiera me dieran nocines para hacerlo , ya que vivo en un ligar apartado y no hay nadie que explique .Gracias

    • ¡Hola Norma! Siempre puedes empezar a meditar en casa; hoy en día existen muchísimas herramientas, desde videos de meditaciones guiadas, hasta generadores de ruido blanco, guías para leer, etc. Te dejamos, para introducirte un poco, este link a nuestra sección de artículos sobre meditación, y nuestras playlists para meditar. Namaste.

  • Excelente esta pequeña guía, siempre me ha interesado la meditación, y con esta guía clara en cómo iniciar espero poder ser más constante, muchas gracias y bendiciones para todos ustedes. 🙏🏼

    • ¡Nos alegra mucho leer eso, Israel! Bienvenido a la práctica de la meditación. Todo lo que necesitas es ese pequeño impulso de voluntad que te ayude a mantener la constancia. Muchas gracias por leernos.

  • Me encanto toda la información,sin duda voy a ponerla en práctica…si bien vengo más o menos haciendolo.Nunca esta de más seguir aprendiendo.Este mundo de la meditación me fascina.Gracias!!!

    • Gracias a tí por leernos, Natalia! Ojalá te sirvan estos consejos para empezar a adentrarte en la práctica de meditación. Saludos

  • muy bien explicado , soy principiante diria..ya que me interesa introducir la meditacion en mi persona..mucho estres y me parecio una forma adecuada para relajarme…pregunto–aparte de estas tecnicas que exponen es necesario asistir a clases para poder intensificar mas¡ y si es asi que me recomiendan..gracias un saludo cordial

    • Hola Yolanda! Muchas gracias por dejarnos tu comentario. Al ser la meditación una práctica tan personal e introspectiva, no es una necesidad absoluta el asistir a una clase. Sin embargo, la experiencia de la meditación guiada siempre es distinta, que puede ayudar a descubrir nuevos caminos, yser sumamente beneficiosa (tanto para principiantes como para quienes ya son practicantes). Por supuesto, también aconsejamos acompañar con la práctica de yoga.

    • Hola Magali! Si estás empezando el camino de la meditación, es posible que no te sea sencillo meditar más de una vez al día. Para quienes practican meditación desde hace mucho tiempo, la meditación no es una acción sino un estado, pero claro para eso hace falta constancia. Te alentamos a que empieces a meditar paso a paso, con unos pocos minutos diarios al principio, sin exigirte de más. Cuéntanos cómo te va. Namaste