Comprá productos de yoga y meditación
Comprá productos de yoga y meditación

Qué hacer y qué no hacer en una clase de Yoga

Qué no hacer en una clase de Yoga

Con el crecimiento del Yoga en occidente, cada día más personas deciden comenzar a practicarlo desde cero. Y en general, estos nuevos alumnos vienen llenos de entusiasmo, incertidumbre y también desconocimiento respecto a qué hacer y qué no hacer en una práctica de yoga. Al tratarse en general de una actividad grupal que requiere condiciones tan particulares, es importante repasar aquellas normas implícitas del yoga que todos debemos tener en cuenta.

Qué no hacer en una clase de Yoga
Qué no hacer en una clase de Yoga

Lo primero que tenemos que mencionar es la palabra respeto. Siendo una actividad grupal que requiere condiciones bien difíciles de lograr, respetar es vital: a los compañeros, que mientras realizan yoga están en un momento de concentración y conexión con su interior; al profesor, quien está compartiendo conocimientos desde lo más profundo; y a uno mismo, ya que debemos conectarnos al 100% con el yoga para poder disfrutar de la práctica.

Mientras se trabaje con respeto, todo puede ser aceptado y contemplado, a sabiendas que estamos hablando de una disciplina desconocida por muchos. Sin embargo, te invitamos a repasar algunos códigos de comportamiento, seas nuevo o no, que siempre es importante conocer.

De corazón, esperamos que este artículo te sea de ayuda. Si crees que puede ser de utilidad a otras personas, no dudes en compartirlo. Después de terminar la lectura, te invitamos a dejar un comentario con tu propia experiencia. ¡Sortearemos un yoga mat entre todos los lectores que comenten!

Antes de la clase de yoga

Sofía nos comenta que en la práctica de yoga cada uno maneja una energía y un foco de atención dirigido hacia su interior, en la atención al propio cuerpo, las sensaciones, los pensamientos, la respiración y la realización de las posturas. “Nos demanda una atención muy distinta a la que usamos en el resto del día, que en general está puesta en lo exterior, en actividades, en el hacer, el generar”, afirma. Entonces, para tener una práctica fructífera, debiéramos tomarnos unos minutos en silencio, desconectarnos un rato antes, dejar el celular, traer el pensamiento al presente, etc.

Aunque suene obvio, es fundamental ir a la clase de yoga en óptimas condiciones de higiene. Bañarse antes es lo más recomendado, ya que limpiaremos el cuerpo de todas las energías del día. Importante también destacar que higienizado no implica ir perfumado a la clase.

Así como cuando vamos a nadar llevamos un traje de baño y un gorro, por ejemplo, hay que ser conscientes de llevar los elementos necesarios para una clase de yoga. La ropa cómoda es solo lo esencial. Con cómoda nos referimos, generalmente, a indumentaria no muy ámplia que pueda molestarnos, por ejemplo, en posiciones invertidas.

Pero a la clase de yoga también deberíamos llevar:

  • Nuestro propio yoga mat, si bien podemos utilizar los del salón de clase, si es que dispone, es recomendado contar con una esterilla propia
  • Toalla, sobre todo si sos una persona que transpira bastante
  • Colitas de pelo, en el caso de hombres y mujeres con pelo largo

Así como comentamos el cuidado de nuestra higiene personal, también destacamos la importancia de mantener en óptimas condiciones nuestros elementos. Llevar limpio el yoga mat, nuestra toalla y otros elementos será muy valorado.

Por el contrario, hay elementos que no debemos llevar por ningún motivo a un salón de yoga. Comenzando por las zapatillas, que atentan contra la higiene del salón. Hay quienes en los meses fríos del año quieren empezar la clase en calcetines. Puede ser un permitido solo para comenzar, pero es importante quitarlos después de unos pocos minutos lograr una necesaria conexión con la tierra.

Otros elementos que pueden afectar la comodidad de la práctica son relojes, cadenas o joyas, e incluso algunos mucho más ofensivos como por ejemplo entrar a clase mascando chicle. ¡Si! Aunque no lo creas, no son pocos los casos en los que esto sucede.

Bebidas y alimentos

Muchas consultas están relacionadas al consumo de agua. Es importante dejar pasar al menos 30 minutos entre el momento que tomamos agua y comienza la clase, para que nuestro cuerpo pueda absorberla. Con la comida pasa algo similar, aunque en este caso el tiempo recomendado es no menor a 2 horas.

Durante la práctica no debemos ingerir agua para no afectar la circulación y distribución constante de sangre y de energía, así como para no afectar la temperatura corporal lograda durante la clase.

Silencio, uno de los principios básicos a respetar en una clase de yoga
Silencio, uno de los principios básicos a respetar en una clase de yoga

Qué no hacer durante la clase de yoga

Hasta algunos de los más experimentados no cumplen con estas reglas implícitas básicas que nos marca qué no hacer en una clase de yoga. Es importante leerlas y cumplirlas para colaborar en tener un momento de respeto entre todos.

No cumplir el horario de comienzo y finalización de clase

El profesor indicará de antemano el horario de comienzo de la práctica. Habitualmente, se dan unos minutos de espera. Intenta por todos los medios no llegar después de ese momento. Incluso, lo más recomendado es llegar unos minutos antes para comenzar a conectarnos con nuestro interior, dejando de lado los conflictos que traemos del mundo exterior. Si ves que estás llegando tarde a la clase, es mejor que no asistas. En cambio, puedes ir a hacer algunas asanas en tu casa.

Así mismo, es importante respetar el horario de finalización de clase. Interrumpir antes de su término puede romper el clima que el grupo necesita lograr. Por lo tanto, si tienes compromisos que no te permitirán terminar tu práctica de yoga, es mejor considerarlo antes de entrar al salón.

Seguir atado al celular

Cuando entremos al salón de clases, asegurémonos dos o tres veces que nuestro teléfono celular haya quedado en apagado o en silencio. Hay pocas cosas tan nocivas contra el clima de una clase de yoga como el ruido de un celular sonando de fondo.

Por supuesto, y aunque parezca obvio decirlo, entrar a la práctica con el celular y estar pendiente a él durante la clase no solo es faltarle el respeto a los participantes, sino que atenta contra la conexión que debemos buscar en nosotros mismos.

Hablar o reirnos de nosotros o nuestros compañeros

Hablar durante la clase puede atentar seriamente con el trabajo interior que cada persona busca desarrollar en el yoga. Similar efecto producen las risas. Es fundamental que evitemos todos estos sonidos, sin importar su intención.

La clase de yoga no es el momento para interactuar con otros alumnos. Podemos dejar las charlas sociales para después de clase. Del mismo modo, no hablemos con nuestros compañeros para ayudar o querer asistir en alguna posición, dejemos al profesor que cumpla su función.

Pero también, y aunque no sea tan obvio, queremos mencionar el tema de las preguntas durante la clase. “Es normal que se tengan dudas respecto a lo que sucede durante la práctica. Algún movimiento, alguna molestia, incomodidad, etc. Hay que dejar esas preguntas para después de la clase, ya que preguntar duante puede interrumpir esa energía tan especial que se apunta a construir”, nos comenta Sofía.

“Si se tienen dudas durante la clase, es mejor observar, prestar atención a las indicaciones y no verse obligado a hacer un movimiento perfecto, que no es el objetivo”.

Abstenerse de realizar criticas o burlas hacia uno mismo o los compañeros, ya sea en voz alta o desde el pensamiento.

No respetar los espacios personales

Códigos de conducta para tu práctica de Yoga
Códigos de conducta para tu práctica de Yoga

Es importante al comenzar la clase buscar un espacio cómodo dentro del salón dónde ubicarnos. Debemos asegurarnos de distanciarnos bien de los otros participantes así como también de las paredes. Evitar el contacto con otra persona u objetos físicos en el salón contribuirá a una clase más fluida. Cambiar de ubicación durante la clase sin duda afectará la concentración del grupo.

También, cuidamos de no entrar en contacto con el Mat de algún compañero. Muchas personas consideran su alfombra de yoga como un elemento sagrado y es importante respetarlo.

Después de clase

Durante la clase, se apunta a lograr en uno mismo un estado de conexión con su interior. Entonces, es importante que el momento de la práctica se estire por el mayor tiempo posible. Al respecto, Sofía comparte que “hay que hacer un tránsito, esta vez, del interior al exterior, preparándose para volver a las actividades. Cuanto más largo sea ese tránsito, cuanto más tiempo podamos mantener la energía lograda durante la práctica, mejor“.

Tratemos de mantener un estado de conciencia por algún tiempo. Dejemos apagado el celular, evitemos actividades muy frenéticas inmediatamente después del yoga, tratemos de no entrar en contacto con los conflictos que habitualmente nos plantea la ciudad, la sociedad e incluso uno mismo.

Nos llena de satisfacción que hayas llegado hasta aquí. Si el artículo te fue de utilidad y crees que puede ayudar a otras personas, no dudes en compartirlo. También, te invitamos a dejar un comentario y así enriquecer nuestra experiencia y la de todos los lectores de Relajemos.com. ¡Namaste!

Sofia Cantarini

Sofia Cantarini se inició en el Yoga a los 11 años de la mano de Ariel Michelleto. Practica Ashtanga bajo la supervisión de Pablo Pirillo. Da clases individuales y grupales de Hatha Yoga y Ashtanga Yoga.

52 comentarios

  • 1
  • 2

  • Muy buena la nota, me encantó. Ideal para quienes recién e animan a ir a una clase de yoga y para refrescar la memoria también.

  • Miy interesante, parece obvio pero no lo es. Es molesto no solo que suene el celular en clase peor que contesten la llamada o estar al pendiente de los mensajes

    • Gracias Leon, espero les sirva para su práctica de yoga! Si tienen otras sugerencias, serán bienvenidas 🙂 Namaste!

    • Hola Bertha! Los pequeños detalles a veces son todo, no? Espero que sirvan para que sus clases sean cada día más lindas. Namaste!

  • Namaste. Gracias por éste excelente aporte, es responsabilidad de nosotros los profesores hacer de la práctica de Yoga una experiencia única. Basada en el respeto, la compasión y el amor.

  • Felicitaciones por la página!!!
    Estoy haciendo el profesorado de yoga y si Dios quiere a fin de año lo termino con mucha felicidad
    Me encantó todo lo referente a las embarazadas…Me voy a dedicar a eso puntualmente!!!
    Muchas gracias por cada nota!!!!

    • Hola Mónica! Felicidades a futuro! Tenemos un artículo dedicado especialmente al Yoga para Embarazadas, nos encantaría que nos contaras un poco de tu experiencia! Muchas gracias por seguirnos 🙂

  • Me encanta yoga, hace tres años que lo hago y me cambio la vida. Gracias por estos consejos son muy buenos. Gracias por compartirlos.

  • Si bien con algunos estoy más de acuerdo que con otros, comparto que hay que informarse antes de ir a la primera clase de yoga, qué “códigos” hay que respetar o, al menos, qué preguntarle al profesor respecto a reglas de convivencia. Pueden variar según cada instructor.

  • me gusto mucho este articulo muy bien explicado, el repeto es lo mas importante cuando practicas yoga ,me desconcentra mucho cuando van compañeras q comienzan a contar su vida en medio de la clase .

    • El respeto es esencial en todo ámbito de la vida; anda más hermoso que darlo y recibirlo en una clase de yoga 🙂

  • En lo personal la practica de yoga me a ayudado a salir de períodos de depresión, procuro realizarlo con la mayor frecuencia posible. Es muy restauradora esta práctica tanto en lo físico como el lo espiritual.

    • Hola Juana! Muchas personas pasan por alto o “no creen” en el impacto positivo que puede tener la práctica de yoga a la hora de tratar problemas psíquicos y emocionales, así que agradecemos mucho tu testimonio 🙂

  • el yoga llegó a mi vida no sólo para elongar y fortalecer mi cuerpo, si no también, para mi mente y alma. es una práctica enriquecedora que deseo realizar durante toda mi vida. Namasté

    • Gracias por tus lindas palabras, Damari! Nos alegra que la vida te haya cruzado con esta hermosa disciplina

  • La clase de yoga es un regalo para nuestra mente, cuerpo y espiritu. Con la constancia y la pràctica nos permite conectarnos con nuestro yo interior, conocernos. Comenzamos a entender las posturas al “escuchar” nuestro cuerpo, no deben causar dolor. Este articulo me parece muy completo y explicito para iniciar las clases de yoga y mantenerlo siempre presente.

Recibe lo mejor de Relajemos.com en tu e-mail!