Relajemos… ¡con las calorías!

Alimentos-nutritivos

Las calorías que aportan los alimentos son importantes; se debe lograr diariamente un equilibrio entre las calorías ingeridas y las utilizadas por el organismo. Pero, a veces, la preocupación por el peso corporal y el marketing que pone el foco de atención en las calorías conducen a que muchos las sobre-valoren o se obsesionen con ellas. Sobre todo cuando se sigue una dieta para bajar de peso se busca controlar al máximo el aporte calórico diario, como si eso fuera lo más importante, cuando en realidad no lo es.

Existen básicamente dos tipos de personas a dieta o e proceso hacia una alimentación más sana: aquellas que controlan el contenido calórico de cada alimento que consumen y buscan informarse acerca del valor nutricional de los mismos y aquellas que eligen todo light sin saber realmente cuál es el aporte nutricional y calórico de cada alimento, pero confian en las afirmaciones que la industria hace sobre ellos.

Productos light

Los productos light tienen un claro protagonismo en la cultura actual, pero suele existir confusión respecto a su significado. Generalmente se asume que porque un producto alimenticio es light puede ser consumido sin restricciones en una dieta saludable estándar o de descenso de peso, gracias a su menor aporte calórico. Sin embargo, el término light puede referirse a un producto reducido en aporte calórico o algún nutriente: sodio, grasas totales, grasas saturadas, colesterol, hidratos de carbono y azúcares simples, respecto a la versión estándar de la misma marca u otra. Esto significa que un producto light en colesterol puede, por ejemplo, tener un mayor aporte en hidratos de carbono y el mismo aporte calórico o similar que su versión original “no light”. Por lo tanto, si nos basamos exclusivamente en las calorías, no habría diferencia en consumir uno u otro. Pero, si nos centramos en la calidad nutricional, un alimento light en cualquiera de los nutrientes mencionados suele ser una mejor opción en comparación con su versión “no light”.

De corazón, esperamos que este artículo te sea de ayuda. Si crees que puede ser de utilidad a otras personas, no dudes en compartirlo. Después de terminar la lectura, te invitamos a dejar un comentario con tu propia experiencia. ¡Sortearemos un yoga mat entre todos los lectores que comenten!

Sin embargo, esto no significa que necesariamente sean productos saludables o que representen algún beneficio para la salud. Tenemos que tener en cuenta que siempre es preferible optar por alimentos naturales en lugar de industrializados. Si comparamos un alimento natural con uno procesado industrialmente, independientemente de sus calorías,  siempre va a ser una opción más sana el alimento natural. Por eso, no nos mareemos con el marketing que existe en torno a las calorías y prioricemos el consumo de variedad de alimentos que sean lo más naturales posible.

Menos grasas, más sodio

Generalmente cuando se reducen las grasas de un producto se aumenta su contenido en sodio. Esto se hace para poder realizar productos sabrosos, ya sea a expensas de grasa o de sodio. Si bien este no es un nutriente que aporte calorías, es importante recordar que retiene líquidos, lo que puede contribuir a que nos frustremos a la hora de pesarnos (sobre todo aquellos que se pesan muy seguido) y al desarrollo de celulitis (que no solo constituye una alteración estética, sino también estructural y funcional de los tejidos). Por lo tanto, comparar productos para verificar su aporte en grasas y sodio puede ser un buen criterio para seleccionar un producto u otro.

OJO con el volumen consumido de productos light

Con frecuencia son altas las cantidades que se usan de productos alimenticios light. Es el caso típico del queso untable descremado y de la sal light. Pero, debemos moderar su consumo, ya que no dejan de ser productos que aportan calorías, nutrientes y agregados químicos que en exceso pueden ser perjudiciales para la salud; como las grasas y los conservantes y edulcorantes artificiales. No es raro encontrar en la góndola productos que siendo “light en calorías” declaran en sus ingredientes el aporte de leche entera, crema de leche, azúcar refinada y otros alimentos que sin dudas no formarían parte de un plan de alimentación saludable o de descenso de peso. Además, no tiene mucho sentido elegir la versión light de un producto para luego consumir el doble de lo que usaríamos de su versión original.

Clases en línea de yoga, meditación y más

Calorías vs. calidad nutricional

La lista de ingredientes nos permite apreciar la calidad de la materia prima con la que fue elaborado un producto y definir la conveniencia de consumirlo, independientemente de su aporte calórico. Un claro ejemplo de la mayor importancia de la calidad nutricional vs. las calorías  son las bebidas. Son infinitas las versiones de gaseosas o aguas saborizadas que aportan cero calorías, por lo que en cuanto a aporte calórico sería lo mismo consumir éstas o agua. Sin embargo, al comparar su calidad nutricional, no podrían existir argumentos a favor del consumo de bebidas light en lugar de agua. Estas bebidas aportan una gran variedad de químicos artificiales, incluyendo edulcorantes, saborizantes y otros, que el cuerpo no necesita y cuya incorporación está lejos de representar un beneficio para la salud. Este es un claro ejemplo de que cero calorías no es sinónimo de saludable.

Alimentos altos en calorías, pero de alto valor nutricional

Alimentos hipercalóricos pero saludables
Alimentos hipercalóricos pero saludables
  • La palta es culturalmente reconocida como un alimento que aporta muchas calorías, pero se trata de un alimento natural, lleno de nutrientes esenciales para nuestro cuerpo. Gran parte de sus calorías son aportadas por grasas monoinsaturadas, es decir, grasas buenas. Además, es baja en sodio, como todos los alimentos naturales, y aporta fibra, antioxidantes y variedad de vitaminas y minerales. Esto no significa que si queremos bajar de peso comamos palta todos los días, pero sí constituye un alimento de alta calidad nutricional que podemos incorporar sin culpa a nuestra dieta, disfrutando de su sabor y beneficios nutricionales.
  • Las frutas secas y las semillas son reconocidas por ser muy sanas pero también muy calóricas. Un alto porcentaje de sus calorías es aportado por las grasas, pero incluyen grasas insaturadas buenas: omega 3, 6 y 9, en diferentes proporciones según el fruto seco o semilla en cuestión. Además, aportan gran variedad de vitaminas y minerales esenciales, fibra y antioxidantes y ayudan a reducir los niveles de colesterol plasmático. El aporte de proteínas es bastante alto y, sumado al aporte de grasas saludables, contribuyen a un mayor grado de saciedad. Esto representa una ventaja para aquellos que suelen preocuparse por las calorías de los alimentos.

Como éstos, existen muchos alimentos que tienen un aporte calórico elevado pero que son saludables y pueden y deberían ser incorporados en cantidad moderada a todo tipo de dietas, incluidas aquellas destinadas a la pérdida de peso.

El yoga contrarresta el aporte calórico diario

Las calorías son una medida de la energía que incorporamos al cuerpo. Siempre que exista  un equilibrio entre la ingesta calórica y el gasto calórico se va a mantener un peso y una salud general óptimos. El gasto energético que se logra durante la realización de yoga favorece el equilibrio energético en el organismo y el equilibrio emocional, por lo que la convierte en una actividad ideal que ayuda a que nos relajemos más con las calorías.

¿Cómo asegurarnos de elegir alimentos saludables sin obsesionarnos con las calorías?

  • En caso de consumir lácteos, preferir que sean semi-descremados o descremados
  • Evitar el consumo de crema de leche y manteca
  • Preferir agua como bebida habitual
  • En caso de consumir carne de vaca, pollo o cerdo, preferir sus cortes magros y retirar la grasa visible
  • Priorizar el consumo de alimentos naturales y reducir el de aquellos industrializados
  • Identificar a qué se refiere el producto con la denominación “light”, sus ingredientes y comparar con otras marcas para verificar si existe una alternativa que se adapte mejor a nuestras necesidades nutricionales.
  • Reevaluar el uso actual que estamos haciendo de los productos alimenticios light, recordando que “light” no significa “de libre consumo”.
Nos llena de satisfacción que hayas llegado hasta aquí. Si el artículo te fue de utilidad y crees que puede ayudar a otras personas, no dudes en compartirlo. También, te invitamos a dejar un comentario y así enriquecer nuestra experiencia y la de todos los lectores de Relajemos.com. ¡Namaste!

Es importante, entonces, que reflexionemos sobre la calidad de alimentos que le ofrecemos a nuestro cuerpo y empecemos a elegir en base a calidad nutricional en vez de calorías. Al seleccionar productos alimenticios considerando exclusivamente su aporte calórico se tiende a tener dietas deficitarias en vitaminas y minerales. En cambio, si nos centramos en el valor nutricional de cada alimento e incorporamos diariamente variedad de estos, lograremos darle a nuestro cuerpo todos los nutrientes esenciales en cantidades suficientes para conservar un óptimo estado de salud. Sin dudas se puede tener una vida sana al incorporar el yoga de forma regular y hábitos alimentarios saludables, sin obsesionarse con las calorías. 

Relajemos… ¡con las calorías!
¿Qué te ha parecido este artículo?

5 comentarios

    • Hola Cecilia! Gracias por tu comentario. Casualmente estamos trabajando en un artículo sobre las propiedades de las semillas y frutos secos, quédate atenta!

  • Me es de mucha utilidad saber sobre los alimentos y comer así más sano!! Cuidarme cada día un poco más, e ir incorporando también semillas y jugos naturales!!
    Desde ya gracias por la info!!! Muy bueno!! Mónica!

    • Hola Mónica! Hoy en día hay tantas dietas y programas para bajar de peso que surgen constantemente, que es importante saber qué es verdaderamente beneficioso para el cuerpo y para un estilo de vida saludable. Justamente publicamos un artículo sobre semillas y su poder nutricional. Si te interesa, puedes leerlo aquí. Saludos 🙂

  • Yo inicié una dieta para “ordenarme” con los alimentos ya que estaba un poco pasada de peso ademas. Y realmente a 2 meses de haberla iniciado estoy encantada. Mi salud mejoró, no volví a tener episodios de acidez (que eran frecuentes) y el pelo dejo de caerse en grandes cantidades. La dieta se basa en priorizar verduras y frutas y bajar el consumo (no suprimirlo) de azúcares y harinas.. les digo con total convencimiento: ir a la nutricionista e iniciar este cambio fue de las mejores decisiones de este año. Saludos y gracias por la nota, muy interesante Y útil!

Se parte de Relajemos.com!


Clases en línea de yoga, meditación y bienestar