Cuencos tibetanos: Meditar con sonidos ancestrales

Desde hace varios siglos atrás, en las místicas tierras del Tíbet, los lamas y monjes fabricaban unos cuencos o tazones muy particulares, pues eran capaces de producir sonidos armónicos que promueven efectos relajantes e inducen a una profunda serenidad en las personas que se deleitaban escuchando su armonía. El uso de los cuencos tibetanos se propagó rápidamente logrando instaurarse en la comunidad budista y ha trascendido hasta nuestros días, ampliándose su uso a diversas aplicaciones como la medicina alternativa y terapias de sanación.

¿Qué son los cuencos tibetanos?

Los cuencos cantores, también llamados tazón tibetano o tazones cantores, son instrumentos con forma de tazón que al ser golpeados o frotado en sus bordes con baquetas o mazos, generan sonidos similares a las campanas; la sonoridad producida por estos instrumentos tibetanos induce a un profundo estado de relajación, crean un ambiente de calma y paz y de forma natural se favorece la meditación. Esta es una práctica que tiene por objetivo final, transitar la senda hacia la iluminación. Por la eficacia que proporcionan a lograr estados meditativos, se suele encontrar cuencos tibetanos en templos, monasterios, salas de meditación y altares budistas públicos y privados en todo el mundo.

Historia

De acuerdo a la tradición tibetana, la existencia de cuencos se remonta a la época del Buda histórico (560 – 480 a.C.) El hábito de beneficiarse de los magníficos resultados que aporta la llamada música tibetana, fue traído desde la antigua India hasta el Tíbet, donde los cuencos cantores se acoplaron con las enseñanzas y prácticas budistas.

Fabricación

La fabricación de estos instrumentos tibetanos es un proceso artesanal, arduo y complejo, que solo manos especializadas pueden realizar; existe una leyenda en la que se afirma que el primer cuenco fue elaborado con el metal extraído de un meteorito caído en el Himalaya, al que se le atribuían virtudes excepcionales. La aleación utilizada para elaborar los cuencos está conformada por siete metales sagrados, correspondientes a siete cuerpos celestes:

  • Oro – El Sol
  • Plata – La Luna
  • Hierro – Marte
  • Mercurio – Mercurio
  • Estaño – Júpiter
  • Plomo – Saturno
  • Cobre – Venus

Uso de los cuencos tibetanos

En un principio los tazones eran usado por las mujeres embarazadas, pues se afirmaba que comer de ellos aportaba una dieta rica en minerales; sin embargo, la sonoridad que producen los cuencos, tiene un uso tradicional orientado a favorecer la meditación; estos instrumentos tibetanos se utilizan para lograr una relajación profunda, reducir el estrés, equilibrar los chakras, practicar curación holística, impartir Reiki, entre otros. Muchas personas encuentran que la rica mezcla de sonidos armónicos producidos por los cuencos tibetanos, tienen un efecto positivo, provechoso y directo sobre su ser.

Los sonidos generados por estos tradicionales instrumentos tibetanos provoca un resultado de centrado inmediato. Las tonalidades producidas por los cuencos, promueven el equilibrio mental y crea una sincronización de los hemisferios cerebrales. Meditar escuchando la música tibetana producida por los cuencos, sintoniza al ser con el cosmos interna y externamente.

Baquetas y mazos

Los cuencos tibetanos tienen una enorme gama de sonidos disponibles, especialmente las antigüedades de buena calidad. Quienes dominan las técnicas adecuadas para tocar estos instrumentos, están en capacidad de extraer sonidos maravillosos valiéndose del uso de diferentes baquetas y mazos; estos implementos permiten destacar las particularidades sonoras del cuenco; incluso, aislar sonidos o alcanzar notas muy altas ocultas en los tonos graves.

Tienen gran importancia las baquetas y mazos utilizados para producir la música tibetana extraída de los cuentos, pues depende de éstos, los sonidos que se van a obtener. Existen diferentes características que determinan los rasgos específicos de las baquetas: largo, diámetro, cobertura, etc. Sin duda las baquetas de madera son las más tradicionales; suelen estar elaboradas de la madera de un árbol de pulpa dura originario del Tíbet. Además, tenemos las baquetas recubiertas de cuero o fieltro y baquetas recubiertas de algodón templado, conocidos como mazos.

Clases en línea de yoga, meditación y más
De corazón, esperamos que este artículo te sea de ayuda. Si crees que puede ser de utilidad a otras personas, no dudes en compartirlo. Después de terminar la lectura, te invitamos a dejar un comentario con tu propia experiencia. ¡Sortearemos un yoga mat entre todos los lectores que comenten!

 

Meditar escuchando la música tibetana producida por los cuencos, sintoniza al ser con el cosmos interna y externamente.
Meditar escuchando la música tibetana producida por los cuencos, sintoniza al ser con el cosmos interna y externamente.

¿Cómo usar los cuencos tibetanos?

Al igual que otros instrumentos musicales, existen técnicas que deben ser practicadas para sacarle el mayor provecho al cuenco tibetano. Primeramente, hay que señalar que existen dos formas básicas de sacarle sonido a los cuencos:

  • El toque: consiste en dar un golpe seco en el borde superior del tazón; si se utiliza una baqueta de madera, el sonido que se obtendrá sonará un tanto metálico. Si se percute con una baqueta recubierta de cuero o fieltro, el sonido será más suave; si se da el toque con una baqueta de algodón se obtienen los sonidos más armónicos.
  • El giro: consiste en frotar los bordes del cuenco con la baqueta; este giro debe darse en sentido de las agujas del reloj. Al igual que en el toque, la sonoridad obtenida depende de la baqueta usada. Se debe señalar que la baqueta de algodón prensado no sirve para realizar el giro, sólo las baquetas de madera y las recubiertas de cuero y fieltro. Para sacar los sonidos del cuenco realizando el giro, es importante conocer y controlar la velocidad con que se da, pues mucha o poca velocidad altera desfavorablemente el sonido emanado del tazón tibetano. Una velocidad adecuada es aquella que provoca un sonido limpio y homogéneo.

Siempre que se utilice el cuenco tibetano, se debe tener presente lo siguiente:

  • Apoyar el cuenco en la palma de la mano izquierda; no debe haber nada que obstruya sus paredes, pues es ahí donde se producen los sonidos.
  • Sujetar la baqueta o mazo por el medio de su longitud con las puntas de los dedos apuntando hacia abajo.
  • El toque debe ser un golpe suave.
  • Al dar el giro, se debe mantener una presión uniforme.

Al inicio, es probable que se cometan errores. Por simple que parezca, obtener los sonidos armónicos que producen estos instrumentos tibetanos, requiere de práctica. Sin embargo, cualquier persona puede desarrollar la habilidad necesaria para extraer los más armónicos y sutiles sonidos, que resultan ideales para crear ese ambiente calmado y sereno que propicie la meditación profunda.

Conclusión

Nos llena de satisfacción que hayas llegado hasta aquí. Si el artículo te fue de utilidad y crees que puede ayudar a otras personas, no dudes en compartirlo. También, te invitamos a dejar un comentario y así enriquecer nuestra experiencia y la de todos los lectores de Relajemos.com. ¡Namaste!

Estudios realizados en conjunto por la acústica, rama de la física que estudia el sonido, y por la cimática, sección encargada de estudiar el comportamiento de los fenómenos vibratorios, exponen sin lugar a dudas que cualquier sonido cercano al organismo humano originará un cambio físico en él y en sus campos electromagnéticos. Probablemente este efecto no sea permanente, pero es algo que realmente hay que considerar y tener en cuenta. No se debe olvidar que estamos vibrando constantemente; cada molécula, célula, tejido, órgano, glándula, hueso y fluido del cuerpo tiene su propio índice y grado de vibración. La ciencia actual demuestra que el sonido tiene efectos sobre el organismo, algo que simplemente avala lo que desde hace centurias se reconocía. El uso de los cuencos tibetanos y los efectos que producen en quien los escucha, son la prueba de ese conocimiento ancestral.

Cuencos tibetanos: Meditar con sonidos ancestrales
3.2 (63.08%) 13 votos

17 comentarios

  • Hola, mis padres profesan desde que yo era pequeña una religión de origen hinduista. En casa tenían una pequeña pieza que usaban como templo y al centro de una mesa -desde donde mis padres hacían sus meditaciones- había siempre un cuenco, pues su sonido marcaba las diferentes partes de una meditación.

    Recuerdo que por mucho tiempo sólo conocí el sonido que hace el toque, que es el que ocupaban mis padres. Hasta que un día, no recuerdo bien quién, me mostró el sonido del giro. Para mí fue algo mágico, sentí que todo el lugar se inundaba de ese sonido que parecía venir de otro lado, surgir de un espacio invisible. como si llegara desde otra dimensión, hasta que su sonido era tan fuerte y material que recién ahí terminaba de asociarlo al cuenco. Fue una linda experiencia conocer el sonido del giro, hasta el día de hoy, cada vez que tengo un cuenco en mis manos ensayo ese sonido.

    Muchas gracias por su página, muy buena, saludos desde Chile.

    • Hola Mónica! Que fantástico que aunque hayas tenido contacto con la religión desde pequeña, hayas podido descubrir más adelante algo nuevo que te haya hecho sentir de esa manera. Es realmente una sensación extraordinaria la que sientes al oir el sonido del giro cuando está bien realizado. Gracias por describirlo de una forma tan bella.

  • Realizo mis prácticas de sanación con los cuencos, en ocasiones particulares, obteniendo muy buenos resultados en cuanto equilibrio mental, renovando la energía interna, y relajación muscular. Me es muy útil como medicina alternativa como lo es la musicoterapia.
    Namaste desde Córdoba, Argentina.

  • Yo tengo un cuenco y lo amo! El sonido me relaja y ayuda en la meditación. No es muy dicficil hacerlo sonar pero para tener un sonido suave y continuó requiere mucha práctica!

    • Hola, Gabriella! Sí, particularmente el giro requieren de un poco de práctica para lograr un sonido constante y parejo, pero sin duda lo vale. Muchas gracias por tu comentario 🙂

  • Qué bueno contar con esta guía, particularmente me enriquece leer cada uno de los temas, excelente cada una de las explicaciones.

    • Nos alegra mucho que disfrutes de nuestros artículos, Karina! Muchas gracias por dejarnos tu comentario

  • Vivo en las Sierras rodeada de Naturaleza ,mis cuencos e instrumentos ancestrales son mis Terapias para la Sanación amplificando la energia de la Tierra .Es increible los estados de consciencia elevados que se alcanza llenándonos de Paz y Armonia volviendo al eqjilibrio Natural del Ser a través de los maravillosos armónicos Amo mis Cuencoos!!! Gracias por difundir tanta sabiduria Ancestral

    • Hola Mariela! Nos hicimos la imagen de una sesión de meditación con cuencos tibetanos y el paisaje de las sierras de fondo y nos dieron ganas de estar ahí! Qué hermosa experiencia 🙂

  • Me parece super interesante todo lo que se expone respecto al cuenco tibetano, pero me surge una duda enorme. Yo he estado tocando el cuenco para armonizar el hogar, vibra y suena bien al tocarlo, pero he notado que mi hijo de dos años y medio se desespera y me dice que no le gusta, me pide que pare ….Y no entiendo por qué ocurre eso siendo que los cuencos se utilizan para combatir estrés, ansiedad,etc…ayudaaaa!

  • Hola apenas estoy practicando yoga. Tengo 61 años y apenas me doy cuenta de lo benefico q ha sido para mi. Hace dos dias en la clase la maestra uso un cuenco fue una experiencia agradable. Grs. Saludos.

    • Hola Pilar! Es hermoso tener la oportunidad de introducir el sonido de los cuencos a una práctica de yoga. Nos alegra que hayas tenido la experiencia 🙂
      Esperamos que puedas seguir compartiendo con nosotros!

    • Absolutamente, Nat! Nada se compara a la sensación que provoca la vibración de un cuenco

Recibe lo mejor de Relajemos.com en tu e-mail!

Clases en línea de yoga, meditación y bienestar