Comprá productos de yoga y meditación
Comprá productos de yoga y meditación

Yoga Vinyasa

Vinyasa es uno de los tipos de Yoga más dinámicos

Vinyasa es un término sánscrito que significa sincronización del movimiento sobre la respiración. El yoga vinyasa deriva del yoga ashtanga, una modalidad del yoga que consiste en ejecutar una serie de posturas en un orden bien específico. A diferencia del ashtanga, el yoga vinyasa es más libre y creativo: esta modalidad no impone ninguna serie de posturas, al contrario, las secuencias de movimientos son el fruto de la experiencia adquirida por el enseñante y pueden ser adaptadas según las necesidades de cada uno.

Si tu deseo es lograr despertar tus músculos y mantenerte en forma de una manera única y espiritual, el yoga vinyasa está hecho para ti. Aquí te explicaremos todo acerca la práctica dinámica del yoga vinyasa fácilmente accesible.

¿Qué es el Yoga Vinyasa?

Qué es el Yoga Vinyasa
Conocé el Yoga Vinyasa Flow!

Para comprender mejor el significado de la palabra vinyasa, podríamos estudiar las dos raíces sanscritas que la componen. Nyasa significa en sanscrito “colocar” y vi significa “de una manera específica”. Una interpretación común del vinyasa es por consecuente el movimiento sincronizado con la respiración; la respiración y el movimiento están íntimamente relacionados, de manera de que cada acción da pie a la siguiente. Por ejemplo, en la siguiente secuencia tenemos 3 vinyasas (tres respiraciones y tres movimientos): exhala chaturanga dandasana, inhala perro cabeza arriba, inhala perro cabeza abajo.

De corazón, esperamos que este artículo te sea de ayuda. Si crees que puede ser de utilidad a otras personas, no dudes en compartirlo. Después de terminar la lectura, te invitamos a dejar un comentario con tu propia experiencia. ¡Sortearemos un yoga mat entre todos los lectores que comenten!

Típicamente en el yoga vinyasa, las inhalaciones están vinculadas con los movimientos ascendientes y los movimientos que abren la parte delantera del cuerpo, favoreciendo de esta forma la ligereza. Las exhalaciones, por su parte, están vinculadas con los movimientos que comprimen el vientre, como en las flexiones hacia adelante o las torsiones, o que nos ayudan a anclarnos y a encontrar una estabilidad por su energía descendiente.

En la tradición del ashtanga, la relación entre la respiración y el movimiento permite la purificación interna. El vinyasa por su parte genera el calor interno de la transformación y alimenta el fuego agni. Agni es el fuego digestivo, utilizado no solamente durante la digestión de los alimentos físicos, sino también en la digestión de las experiencias y de las sensaciones. Si nuestro fuego es poderoso, seremos capaces de adaptarnos mejor a los desafíos de la vida.

La respiración practicada en el yoga vinyasa, ujjayi pranayama, crea una vibración en el paladar, en la boca, calentando de esta forma el aire que entra en nuestro cuerpo. La transpiración que tiene lugar durante esta práctica, nos ayuda a liberarnos de las impurezas.

Características de este tipo de Yoga

En su versión más avanzada (Power Vinyasa), es uno de los tipos de Yoga más exigentes
En su versión más avanzada (Power Vinyasa), es uno de los tipos de Yoga más exigentes

Contrariamente a lo que se suele pensar, el yoga no es siempre una actividad estática, sino que puede igualmente ser rítmica, dinámica e intensa. El yoga vinyasa es un estilo de yoga dinámico:

  • Permite que liberemos nuestras energías al mismo tiempo que trabajamos el alineamiento del cuerpo.
  • Está dirigido a las personas que desean un entrenamiento completo y dinámico del cuerpo pero que no aprecian el carácter repetitivo del yoga ashtanga.
  • Es una modalidad apreciada por los occidentales, en razón de sus aspectos deportivos, su fluidez, creatividad y rítmica.

Importancia de la respiración en el yoga vinyasa

La característica más importante del yoga vinyasa, es el conjunto respiración – movimiento que se encuentran vinculados de una manera tal que cada acción causa la siguiente:

  • A cada movimiento le corresponde una respiración
  • Lo ideal es dejar que la respiración guie el movimiento, para que esta última se convierta en el motor.
  • La secuencia de posturas es por esta razón fluida, como en una coreografía.

Es por estos aspectos que el yoga vinyasa también es conocido como “Flow Vinyasa”, o incluso simplemente “Flow”.

Recuerda que las inhalaciones indican la realización de los movimientos ascendientes que implican la obertura del frente del cuerpo y que las exhalaciones dan paso a los movimientos donde comprimimos el vientre o movimientos de energía descendiente.

¿Quién puede practicar el yoga vinyasa?

Como el yoga vinyasa es una versión más simpática del yoga ashtanga, las personas lo consideran más accesible. La práctica del yoga es comúnmente aconsejada tanto para los males físicos como para los males psicológicos. Es por ello que todo el mundo puede practicar esta disciplina, incluso también si se desea debutar a una edad avanzada. El yoga vinyasa, al igual que otras modalidades, permite focalizar ciertos dolores, particularmente dorsales, y luego contrarrestarlos.

Existen distintos niveles que permiten a los yoguis novatos evolucionar tranquilamente y sin complejidades. Sin embargo, durante el embarazo esta práctica no se recomienda, siendo preferible, más bien, el yoga específico para mujeres embarazadas (del cual  hablaremos en futuras notas). De todas formas, si la futura madre ya posee un nivel avanzado en el dominio, ella podría muy bien continuar sus prácticas de yoga vinyasa dinámico evitando solamente las posturas invertidas.

Beneficios del Vinyasa Yoga

Con la práctica regular de esta disciplina, el cuerpo deshecha la grasa y con ella las sustancias tóxicas, proporcionándonos una transformación completa. La ventaja general del yoga es que nos permite esculpir nuestro cuerpo sin hincharnos. Nos confiere un aspecto delgado de bailarina en lugar de la musculatura de un fisicoculturista. Además, con la modalidad vinyasa nos hacemos conscientes de nuestra respiración y adaptamos los movimientos con ella, lo que nos brinda un cierto vacío en el cuerpo: al final de la práctica terminamos relajados.

El yoga vinyasa permite de esta forma hacernos una limpieza interna. Cuando practicamos este yoga dinámico, transpiramos, y esta transpiración nos permite eliminar las toxinas y deshacernos de las impurezas.

El yoga vinyasa posee numerosas ventajas tanto para el cuerpo, como son:

  • La optimización de la fuerza, la resistencia y la flexibilidad
  • El fortalecimiento muscular
  • La mejora del equilibrio
  • La escultura y la tonificación de la silueta.

Como para el espíritu…

  • La gestión del estrés
  • La pacificación de la mente y del estado emocional
  • El manejo de la concentración

Además de esto, existen tres razones por las que el yoga vinyasa resulta beneficioso para tu cuerpo, mente y espíritu:

Combatir la cultura estancada en la que vivimos

El mundo occidental se ha convertido en una sociedad estancada, y en él, el yoga vinyasa resulta una práctica muy importante porque su base es la respiración y el movimiento, y es bien sabido que incrementar el movimiento en una sociedad estancada es absolutamente esencial para la salud. El yoga vinyasa nos pone en movimiento físico y mental.

El yoga vinyasa entrena nuestra mente

Las sociedades estancadas implican siempre mentes tóxicas: como nuestros cuerpos están paralizados, nuestras mentes se ponen a trabajar en exceso. El yoga vinyasa calma nuestra mente porque nos permite focalizar numerosos aspectos que centran nuestra mente a ello: las respiraciones, los movimientos, bandhas, posturas y secuencias. Como nos concentramos en nuestra respiración todo el tiempo, la mente gana la habilidad de concentrarse, y nos hacemos capaces de concentrarnos en varias cosas a la vez. Poco a poco expandimos nuestra mente con la práctica. Sin el entrenamiento adecuado, nuestra mente iría de esquina a esquina, distrayéndonos de nuestro trabajo y evitando así que evolucionemos. El yoga vinyasa entrena la mente, dándole la capacidad de procesar las cosas buenas y malas de la vida.

Cuidarnos a nosotros mismos

Esta modalidad del yoga nos enseña a amarnos a nosotros mismos, cómo tener compasión con nosotros, porque el ser humano suele tener tendencias contraproducentes y auto limitantes. Somos nuestros peores críticos. Practicando yoga vinyasa, podremos reflejar lo que realmente somos. Dentro de los músculos, guardamos las memorias de cada emoción que hemos experimentado: tristeza, miedo, rabia, etc. A través de las posturas, podemos focalizar esas emociones y dejarlas fluir. Son las asanas las que permiten liberar las emociones fuera del cuerpo. Ser un yogui vinyasa significa comprometer nuestro cuerpo a un proceso de sanación mental, emocional y física y también, aceptar todas las partes de nuestra estructura corportal, que no están tan evolucionadas como quisiéramos.

Las posturas o asanas de Vinyasa

Los movimientos en Vinyasa son más fluidos que en otros tipos de Yoga
Los movimientos en Vinyasa son más fluidos que en otros tipos de Yoga

Durante la sesión, cada cuanto tiempo se indica el inicio de una secuencia específica de vinyasas (una unidad de respiración – movimiento, corresponde a un vinyasa) lo que sirve de mecanismo de conexión para vincular la entrada o la salida de la postura, o para conectar dos posturas entre ellas. La elección de movimientos corresponde típicamente a contra posiciones que ayudan a equilibrar los efectos de las asanas y a abrir los canales energéticos. Estos vínculos de vinyasas permiten al cuerpo entrar en un punto muerto, encontrar un alineamiento neutro para que podamos sentir los efectos energéticos de la práctica.

Ejemplo de vinyasa en 3 tiempos

Primero bajamos en chaturanga dandasana (postura de plano inclinado o tabla) con una exhalación, después comenzamos naturalmente la inhalación, el movimiento entra en juego y nos ponemos con suavidad en urdhva mukha svanasana (la postura del perro cabeza arriba), luego con la exhalación en curso nos colocamos en adho mukha svanasana (perro cabeza abajo). De esta forma, coordinamos el movimiento con la respiración o viceversa, ya que ambos van de la mano.

Es más agradable cuando dejamos expresar nuestra respiración y que el movimiento la siga por sí solo. También es posible seguir un ritmo dado por un instructor, sin sentirse obligado a ir más allá de nuestras capacidades. Debemos encontrar un ritmo que se adapte correctamente a nosotros.

“Toma un vinyasa” o en inglés “Take a vinyasa” es una frase que se escucha muy seguido durante un curso de yoga vinyasa. Es utilizada para indicar el inicio de una secuencia específica de vinyasa. Es importante saber que los movimientos entre cada postura son también una postura, por lo que hay que mantener la calidad del movimiento constantemente.

En la práctica del yoga vinyasa, la idea es lograr fundir todas las posturas en una sola, en la búsqueda de la fluidez y de la precisión de movimientos. De esta forma entramos en una especie de danza de posturas pero sin olvidar que se trata de yoga y no de una coreografía. La práctica no tiene la intención de crear una coreografía, incluso si de ella puede desprenderse una cierta gracia. El yoga no está hecho para ser visto, sino compartido.

Hay varias secuencias de vinyasa posibles. A diferencia del yoga ashtanga codificado por Sri K. Pattabhi Jois, las series practicadas en el vinyasa no son fijas. Pero, si quieres enseñar la técnica, recuerda que tu creatividad está limitada por las capacidades de las personas que se encuentran delante de ti.

Mantras

En la práctica tradicional del yoga vinsaya y del yoga ashtanga, los practicantes y el profesor recitan dos mantras. Uno, antes de comenzar y, el otro, una vez al finalizar la práctica, antes del savasana (postura de relajación).

“Mantra” es una palabra sánscrito cuyo significado quiere decir: “herramienta del espíritu”. Los mantras encuentran su origen en fragmentos de textos Hindús antiguos (los Vedas) y sirven de soporte para la meditación. Un mantra se recita, es una fórmula sonora y rítmica basada en la repetición de sonidos.

El sentido del mantra no está contenido solamente en las palabras, sino también en los sonidos. La armonía de la lengua sánscrita constituye vibraciones específicas y se considera que estas vibraciones poseen un efecto particular sobre la persona que las pronuncia y sobre su estado espiritual.
Aquí por ejemplo te dejamos el mantra de fin de práctica del yoga vinyasa:

Om

Swasthi-praja bhyah pari pala yantam
Nya-yena margena mahi-mahishaha
Go-bramanebhyaha-shubamastu-nityam
Lokaa-samastha sukhino-bhavantu

Om shanti, shanti, shantihi

Cuyo significado podría ser aproximadamente el siguiente:

Om (Los sonidos A-O-M representan la realización de uno mismo)

Que la humanidad se porte bien
Que los dirigentes del mundo protejan con justicia
Que sean benditos aquellos que sepan que la Tierra es un lugar sagrado
Que todos los seres humanos sean felices y prósperos.

Om paz, paz, paz

Los chakras y su relación con Vinyasa Yoga

Los chakras son los puntos de energía localizados en el cuerpo, que nacen desde la columna y suben linealmente hasta la cabeza. Cada chakra está vinculado a un elemento, es decir, tierra, agua, fuego o aire, por lo que en un chakra vinsaya (inspirados por Shiva Rea), la idea es crear un vínculo entre el cuerpo, el punto chakra, la postura elegida, el elemento en cuestión y el sentimiento donde se involucran todos estos aspectos.

Te invitamos a vivir esta sublime experiencia que significa la práctica del Yoga Vinyasa, un gran método que sirve para revitalizar y sanar tu cuerpo; aquietar tu mente y conocerte a ti mismo.

Nos llena de satisfacción que hayas llegado hasta aquí. Si el artículo te fue de utilidad y crees que puede ayudar a otras personas, no dudes en compartirlo. También, te invitamos a dejar un comentario y así enriquecer nuestra experiencia y la de todos los lectores de Relajemos.com. ¡Namaste!

79 comentarios

    • Anímate, Diego! Nos encantaría que probaras Vinyasa y volvieras a compartir tu experiecia con nosotros 🙂

  • yo practico yoga hace 25 años, debido a un accidente en el colectivo me fracturo rodilla tuve que dejar mi profecion de ese momento (peluquera) y ya practicaba yoga, y me ayudo en mi recuperación e hice profesorado yoga integral y actualmente sigo pero con menos densidad pero es mi vida y con otras terapias complementarias masajes. etc..

    • Hola Teresa. Nos alegra mucho que practicar yoga te haya ayudado a rehabilitar tu lesión, que te haya enamorado, y que sigas practicando y aprendiendo cada día más. Gracias por compartir con nosotros.

Recibe lo mejor de Relajemos.com en tu e-mail!